SieteNotas

Cada vez son más los uruguayos que milonguean

03/03/2008

Días pasados culminó en Montevideo el “Primer Encuentro de bailarines del Río de la Plata”, que reunió a más de sesenta parejas de ambas orillas y de otras zonas del mundo. Es la primera vez que en Uruguay se realiza un festival de Tango dedicado exclusivamente al baile.

Impulsado por destacados bailarines uruguayos y argentinos de nivel internacional, el seminario demostró ser una señal más del buen estado de salud del que goza el tango actualmente en Uruguay gracias a las nuevas generaciones que siguen acercándose al género para interpretarlo de diversas maneras, renovarlo pero por sobre todo: mantenerlo vivo.

Hablamos con uno de sus organizadores, Mauricio Borgarello.

Mauricio, bailás profesionalmente hace muchos años y sos un referente en nuestro medio (junto a otras parejas reconocidas) de lo que se ha dado a llamar el Tango Nuevo. ¿Cómo surge la idea de este encuentro?

Queríamos buscar algo que fomentara el intercambio. La idea de armar el Festival surgió hace ya un tiempo con la intención de acercar más a los uruguayos a las nuevas tendencias del tango. Esta danza ha evolucionado mucho en los últimos tiempos y en Uruguay pasa que muchas veces seguimos de atrás lo que sucede en Argentina pero no necesariamente creamos.

Muchas veces en nuestros viajes a Buenos Aires nos pasaba de trabajar junto a grandes parejas de baile y ellos nos manifestaban el interés de cruzar el charco para observar cómo se vive el tango en nuestro país, y en muchos casos quedaban gratamente sorprendidos por el nivel de las parejas de baile aquí.

En esta primera edición contamos con tres parejas de baile de Argentina: Gastón y Mariela, Raúl y Karina y Matías y Kara, y de Uruguay Esteban y Evelyn, Sergio y Moira y Gabriela y yo.

¿Cuáles son las diferencias que observás entre el baile argentino y el uruguayo?

Los ambientes son muy distintos. En Uruguay, en la Milonga (el lugar donde se va a bailar tango) se respira un ambiente más familiar. Prácticamente, todos nos conocemos. Hay sólo dos pistas grandes de tango, que son La Morocha y Vieja Viola (sedes de este Encuentro) y el resto son centros bailables mas pequeños. En Buenos Aires las milongas son muy grandes, funcionan diariamente en muchos puntos de la ciudad y atraen a un porcentaje muy alto de extranjeros. Esto hace que sea muy diferente a aquí.

También sucede que en Argentina el desarrollo es más acelerado porque las parejas pueden trabajar profesionalmente de esto, no como en Uruguay, que muchos lo tenemos que hacer paralelamente al trabajo que nos sustenta.

Una de las cosas que tiene el tango danza (al igual que en la música) es que nunca se queda quieto y que permanentemente esta evolucionando y así surgen muchas parejas de bailarines con una gran capacidad de renovación.

En Uruguay también llegan muchos turistas (a menor escala que en Buenos Aires). ¿Qué creés que hace falta para que puedan sentirse atraídos a visitar nuestras milongas como lo hacen cuando pisan el centro porteño?

Es verdad que aquí vienen muchos turistas pero no llegan a Uruguay porque les hayan vendido o promocionado una buena oferta de Tango. Les ofrecen buenas playas, tranquilidad, un lindo centro histórico, etc., y tal vez en el ámbito cultural mucho más la murga y el candombe que el tango. Una de las cosas que buscamos con este Festival, con este Encuentro, es colocar a Montevideo dentro de la ruta turística del Tango. En este momento, lo que está faltando es ambientar o abrir lugares que sean más atractivos para los extranjeros. Existen locales como el Milongón que apunta más a la cena show pero considero que no es suficiente.

¿Cómo es el funcionamiento de las milongas en Montevideo?, ¿diario, los fines de semana...?

Por lo general, cada una tiene sus días en la semana. La más grande, que es La Morocha, abre sólo los jueves. Otras más chicas dos o tres veces a la semana, como Lo de Margot, Las Musas, Vieja Viola o El Farolito.

Hablemos de estilos: ¿bailamos muy diferente a los argentinos?

A veces se marca mucho la diferencia entre el tango oriental y el tango porteño, pero eso realmente no tiene bases muy sustentables. Lo que aquí llaman “tango oriental” refiere a un estilo que se bailaba mucho tiempo atrás pero en ambas orillas del Plata. La diferencia es que en Argentina el baile siguió evolucionando influenciado por muchos factores y sobre todo profesionales de la danza que fueron agregando ingredientes. En Montevideo recién hace unos años hay un estudio más profundo del tango y la milonga como baile y por tanto un crecimiento en materia de estilos, de técnica, de performance en general. Tampoco hay una forma particular de bailar el tango en Argentina; por el contrario, en Buenos Aires conviven muchos estilos diferentes.

¿Cómo describirías el baile que fue propuesto en este Primer Encuentro de bailarines del Plata?

Nos enfocamos más a un estilo de tango “Nuevo”, que en realidad para nosotros es simplemente Tango.

¿Y cuáles son esas características que definen al Tango Nuevo?

La técnica, las posturas, aportes de otras danzas, la improvisación en las exhibiciones y en la práctica en sí. El aspecto central del Tango Nuevo es la comunicación y la posibilidad de trasmitirle a tu pareja que los límites en el baile están más en la imaginación que en lo físico.

¿Qué balance hacen del Encuentro?

Muy satisfactorio. Muy contentos con el resultado y especialmente por el veinte por ciento de asistentes extranjeros, que no lo esperábamos. Muchos participantes del exterior compararon al Festival y a Montevideo con el famoso Festival de Sitges de Barcelona, que se realiza en el mes de julio. Participaron parejas de Argentina, Francia, Alemania, EEUU, Inglaterra y Australia. El nivel de las clases y de las exhibiciones fue altísimo y se mostró gran diversidad en el baile y en la forma de expresarse de cada pareja y el respeto por el otro. Durante febrero se habló en muchas partes del mundo de Montevideo como capital del Tango.

¿Cuáles son los proyectos para el 2009?

Se realizará el mismo festival, que será el segundo encuentro, también en febrero, pero aún más grande, con más parejas e incluirá un “retiro tanguero”; es decir, unos días de camping en algún balneario del país. La idea es mostrar a Montevideo en su apogeo turístico, en esa mezcla de tango, mar y carnaval.

Ana Karina Rossi

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2006 ... Se celebraba el segundo día del "Pilsen Rock 4" en el Parque de la Hispanidad de Durazno

Más efemérides de 2006
"...un músico dijo y me parece que fue maravilloso que `la música en este país no es el arte de combinar sonidos, sino el arte de combinar horarios´, y tiene toda la razón del mundo".
Guillermo Daverede (La Sonora del Sur), 29/11/2003
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”