SieteNotas

Paulino Moska en Teatro Solís

11/05/2005

melodías vibradoras

la mala educación

Nunca nos había pasado algo similar. “No puede estar sentado” dijo. Era verdad, tenía una acreditación para circular, no una entrada con butaca. Bien. Comprensible. “Pero tampoco puede estar parado” agregó. “¡¿Cómo?!” respondimos. Y repitió con tono intransigente “No puede estar parado y tampoco puede estar sentado”.

Fuimos entonces a hablar con la gente de la organización: Majareta Producciones. Inés De Rosa encantadora y profesional como siempre, le preguntó “¿Te acordás que habíamos dicho que iban a sacar fotos durante los cuatro primeros temas?”.

Con el ceño fruncido y con la expresión adusta concluyó “Bueno entonces tu Leo lo acompañás y te quedás con él hasta el cuarto tema”. Y Leo: uno de los acomodadores del Teatro Solís con carita de “lo lamento, pero…” permaneció al lado de Raúl Rodríguez nuestro fotógrafo – sí, onda custodia, como el blandengue de “22 Watts”- durante las cuatro primeras canciones. Apenas terminó el aplauso posterior a la cuarta, volvió ella y con el poder que le confería su honorable título de encargada lo invitó a retirarse –eufemismo del verbo “echar”-. Pero no sólo a él sino a varios fotógrafos más que, como él –y como ella- estaban trabajando. Ella se llama Jenny Galván, ¿la tenés? Es actriz de teatro y además Encargada de Acomodadores del Teatro Solís… Ah y experta en mala onda...

el buen arte

Después de este episodio y de reflexionar sobre las cosas absurdas que llega a decir y a hacer la gente cuando tiene una cuotita de poder, en un análisis que navegaba entre el panóptico de Michelle Foucault y la empleada pública de Antonio Gasalla; me dispuse a terminar de escuchar a Carlos Casacuberta que nada tenía que ver con el incidente y que además es un disfrute descubrirlo en su faceta de cantautor.

Acompañado en vivo por su hermano Gabriel y “desde las profundidades del PC” por Luciano Supervielle, Pepe Canedo y El Club de Tobi; el ex Peyote Asesino y devenido productor artístico brindó un petit concierto impecable, que incluyó parte de las composiciones que integran su debut solista “Carlos”.

Minutos después ingresó a escena esta especie de duende que ha dado la música popular brasilera: Paulino Moska. Heredero del legado de Caetano Veloso, Joao Gilberto, Vinicius de Moraes y Tom Jobim y contemporáneo de Bebel Gilberto, Marisa Monte y Arnaldo Antunes; este talentoso cantautor, además de mezclar estilos, de conjugar lo tradicional con lo moderno, de tener canciones bellísimas y de lograr instalarse como una figura entrañable en el corazón de cualquier auditorio; tiene un swing y una plasticidad que hace que por momentos parezca un actor más que cantante y un mimo más que un músico.

El show, arrancó con el surco que da nombre a su séptima placa: "Tudo novo de novo" seguida de uno de sus hits “Lágrimas de Diamantes”. De ahí en más hubo, como el tema de El Otro Yo: “Melodías Vibradoras” que incluyeron composiciones propias y clásicos de la Música Popular Brasilera. Todo con un bellísimo telón de fondo: gigantografías con una serie de autorretratos que Moska tomó, con su cámara digital, en los metales de distintos baños de los hoteles que visitaba durante su gira por Brasil.

La cereza, o la frutilla o la fruta que más te guste, estuvo pautada por la presencia de Kevin Johansen y Fernando Cabrera que subieron a escena para interpretar una versión imponente en español y portugués de "La edad del cielo" -o "A idade do céu"- el tema que abre el disco “Frontera” la placa más vendida del flamante ganador del Oscar: Jorge Drexler. Un final brillante para un recital memorable.

Analía Camargo

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 1942 ... Nacía en Montevideo Ruben Rada

Más efemérides de 1942
"...compongo canciones desde que soy chiquito, jugando, sin saber tocar ni siquiera".
Martín Buscaglia, 16/09/2000
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”