SieteNotas

Chala Madre en El Plaza

16/06/2007

Sin mucho para sumar

Los toques suelen estructurarse de manera similar a una película o un libro: un principio rápido, la “subida”; un medio más lento, la “bajada” y un final explosivo. No es casualidad, es una manera de mantener el interés y el ímpetu del público dirigido a la banda, de no quitarle fuerza al momento. Esto se evidencia más en aquellos toques en los que hay pogo, ya sean de rock o de otros géneros, ya que en la parte lenta el “baile” se calma, y reiniciarlo puede costarle mucho a la banda sobre el escenario.

Algo así sucedió con Chala Madre. Tocaron 26 temas, dos horas y media de recital, y lo lento –no necesariamente canciones lentas sino rítmicamente más calmas– predominó con más de diez temas en el medio del repertorio, incluidos tres temas acústicos que tocaron sentados. El final pudo ser mucho más enérgico si no se hubieran bajado tanto los ánimos.

Chala Madre es una banda que fusiona reggae con ska y rock de una manera bastante convencional hoy en día, que en algunos temas, como “Más que una razón”, se torna más reggae, y en otros, como “Vivir”, más rockero melódico. Si bien en la mayoría de las melodías los vientos dominan el sonido, en varios de ellos las guitarras se hacen sentir.

El sexteto está integrado por Andrés Beltrán en voz y guitarras –eléctrica y acústica–, Diego Munúa en batería, Marcos Keldjian en bajo, David Griscti en guitarras. En los vientos: Leonardo Bentancour en saxo y Nicolás Sánchez en trompeta. Chala Madre se formó en el 2003 y ya tiene en su haber dos discos bajo el sello Montevideo Music Group: Hay que salir –2005– y Hoy es el día –2006–; la excusa para el toque del Plaza fue la presentación de este último. Ambos discos tienen 14 temas, de los cuales sólo faltaron uno de cada uno, “Un poco de suerte” del primero y “Nada” del segundo. Los temas están compuestos casi en su totalidad por Andrés Beltrán y los coros están a cargo del saxofonista y el baterista.

El recital empezó con un pachanguero “Por la noche”, seguido de “¿Cuánto para ver?”, “Sale el sol, Babilón” y “Capital de la apariencia”. La bajada ya mencionada dio inicio con “Un lugar para reír”, “Cada vez más”, el archiconocido “No me dejes” y una seguidilla de cuatro temas del disco que presentaban: “En dos”, “Igual”, “Si te vas” y “Tan bien”. “La isla” fue presentado por el cantante: “Vamos a volver un poco atrás, a un lugar donde más de uno ha soñado con estar alguna vez”. También estuvo en la lista “Mala vida” de Mano Negra, y la parte acústica llegó con “Ya no me alcanza”. Estuvo como invitado Guillermo Hernández, el bajista que grabó la canción “Vivir” en el último disco, surco que interpretaron.

El ritmo volvió con “Una señal”, uno de los temas más rockeros de la banda, “No vuelve”, el otro clásico, presentado como “esta es una canción que significa mucho para mí, una canción sobre un amor, seguramente a algunos de ustedes les haya pasado algo parecido” por Andrés Beltrán. El cierre: “Vos lo ves”, “Ligado al pasado” y un fuertísimo “De acá no”, coreado por todo el público “¡De acá no nos vamos no, de acá no, no me voy!”, en un final en el cual todo el Plaza olía a marihuana.

El agradecimiento de la banda por la gran concurrencia al toque se reflejó en las palabras de su líder y cantante: “Para nosotros esta es una de las noche más lindas, más importantes. Esta es una respuesta de lo que es Chala Madre, aquí estamos, acá están ustedes también. Una noche importante de verdad, en el Plaza, gracias a Chala Madre y a ustedes”.

Del Plaza la banda se fue a Buenos Aires, donde tenía agendado un toque para el 23 de junio. Sin mucho para sumar, tocó Chala Madre en el Plaza el 16 de junio.

Andrea Martínez

Comentarios
01/06/2008 | andres
maldito el tono despectivo que usa Andrea. Hasta hoy (casi un año después de ese toque) me acuerdo de ese 16 de junio, como uno de los mejores toques que he visto últimamente. Por la energía que le pusieron los músicos, por la humildad y dedicación con que encararon una presentación "jodida" si se quiere, llenar ese teatro, y que la gente se vaya satisfecha no es para cualquiera! Pero, además de que la música de chala me encanta, me gusta más todavía cuando en un toque se percibe esa buena onda entre la banda y el público... y es lo que pasó con estos muchachos! la gente que estuvo ahí, seguidores o no tanto, pudo ver un buen espectáculo. Que, como opinó alguien más por ahí, yo no sentí que cayera en ningún momento! Quien conocía su música solo por los discos, encontró una versión fiel a ellos de cada canción en el escenario. Yo tuve la suerte de haberlos visto antes de ese toque en el interior, y de las veces que los ví, ninguna me fui insatisfecho. Son una buena banda, y lo demuestran a cada rato.
vamo arriba chala! que siga!
14/01/2008 | sofia
Concuerdo basicamente en todas las palabras de la chica qaue comento arriba mio.. y me gustaria agregar que fue una noche inolvidable para todos los que siguen a la banda.. sin agregar mucho me despido
06/07/2007 | Lore
Opiniones son opiniones y respeto tu comentario. Pero, con lo que me quedo es con la energía que brindó la banda tanto como la gente que desbordó el Plaza.
No concuerdo para nada con tu comentario, ya que el "bajón" que vos mencionas, no lo noté en ningún momento del show. Creo que la performance que hicieron de los temas acústicos fue la mejor. ¿O acaso no notaste lo enganchada que estaba la gente con "La isla"?, para mencionar uno.
Creo que la gente se fue más que conforme del Plaza, esperando ver pronto a la banda y repetir la fiesta de ese sábado.
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
"Si fuera por nosotros vamos a hablar todo el tiempo en los medios, día y noche, ni dormimos (risas)".
Pablo Mendoza (Boomerang), 24/02/2004
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”