SieteNotas

Trotsky Vengarán, Cualquier cosa puede pasar

13/12/2002

tLa historia de lo que ha pasado con Trotsky en este último año todavía no se ha escrito, pero los hechos dicen que la banda ha avanzado mucho, ha escalado puestos y ha llegado a convertirse en un buen ejemplo de lo que puede generar un grupo trabajando, a la uruguaya.

El año pasado con Durmiendo Afuera acabaron con toda lógica: coparon las radios más importantes, hicieron saltar más de un ranking y por si fuera poco, se apoderaron de la pantalla chica. Y la gente... comenzó a pedirles cada vez más. Hoy conscientes de la crisis, pero ansiosos por lo que puede pasar, se arriesgan y arman este nuevo trabajo.

Todo lo contrario es un disco poderoso, pero delicado a la vez. Es sutil y brutal, es arriesgado y va al límite, todo eso sin tirar por tierra ese sello distintivo que sólo los "vengarán" saben imprimirle a las cosas. Son trece canciones distintas, trece temas que pueden leerse como pequeñas historias separadas, pero que a su vez construyen un relato único, abierto a la imaginación de cada oyente. El final es incierto, pero como les gusta decir a los Trotsky: cualquier cosa puede pasar, así que... mejor aprovechamos este momento

El año pasado presentan Durmiendo Afuera y están un año con ese disco, un año más tarde arman este nuevo CD, pero ¿qué más hicieron en este año?

Guillermo: Tocamos mucho y ya en verano empezamos a componer este disco. Este Durmiendo Afuera en realidad fue compuesto en el 2000, -fue grabado en el 2000 y fue terminado de mezclar en el 2001-. Nosotros generalmente en los veranos nos dedicamos a componer. Ya teníamos material para sacar este año y a pesar de que se cayó todo a pedazos -la economía y todo eso-, nos adaptamos a la realidad en cuanto a costos y eso, pero como nos propusimos sacar un CD nuevo... lo hicimos. La idea nuestra desde siempre fue la de sacar un disco por año, pretendemos tocar durante el año y cuando baja la cantidad de toques seguir componiendo, esa fue siempre la idea... y el año que viene vamos a sacar otro, y el otro, otro y así. (risas)

Y llevan un buen ritmo: 5 discos en casi 10 años. No es poca cosa ¿no?

Hugo: Sí, es cierto éste es el quinto, en 10 años. En el 94 salió el primer disco, pero creo que en el 92 grabamos el primer demo. Hace más que estamos, pero como empezamos de cero musicalmente, o sea aprendimos a tocar cuando empezamos con la banda. En el 92 aproximadamente dijimos "bueno, vamos a dedicarnos seriamente a esto", entonces dijimos "ensayemos más..." y así grabamos unas canciones que teníamos y ta! Ya llevamos un poco más de 10 años.

¿Cuál es el fuerte de Trotsky?

(Se miran, ríen... reflexionan y...)

Guillermo: No sé qué es lo más fuerte, no tengo ni idea qué es lo más fuerte. Creo que nuestro sello distintivo sigue siendo la simplicidad. Tener esa simplicidad que transmite y que la gente ya reconoce, pero no sé en realidad. Es muy difícil para uno definir lo que uno hace sobre todo en nuestro caso que no llegamos a esto por una cuestión, o por un método analítico, ni de manera intelectual; por eso se nos hace mucho más difícil definir lo que hacemos, en realidad lo que nosotros hacemos es: lo que hacemos. En ningún momento nos planteamos otra alternativa, no es: ah, podríamos haber hecho esto, pero hicimos esto otro. No, vamos derecho a lo que queremos hacer. Quizá nuestro fuerte sea esa convicción.

Hugo: Claro, y lo que nos mantuvo por 10 años es eso también: la convicción y la alegría que nos da hacerlo. Porque digo, recién ahora estamos notando cierto fruto del trabajo de estos 10 años, pero hubieron momentos en los que la banda nos traía más dolores de cabeza que satisfacciones ¿no? Hubo un par de años y por cosas que venían desde fuera de la banda... que nos hicieron replantearnos si valía la pena seguir teniendo la banda, y la respuesta siempre fue: sí. Sí, porque esta es la banda que armamos nosotros y es la banda que queremos tener. Es lo que queremos hacer, entonces nada... nos mantuvimos juntos por eso y porque somos amigos. De repente hay bandas que se juntan porque los miembros por separado tienen aspiraciones determinadas, de cierta fama o de ganar dinero, pero nosotros como tenemos otros trabajos, todo esto es nuestro "hobie". El "hobie" más verdadero que hemos tenido... Y nada, ahora es como que estamos ahí, viendo que se nos están abriendo otras puertas y es como que la cosa viene más favorable, pero siempre fuimos muy constantes en ese sentido.

Tuvieron como varias etapas: primero se produjeron solos, después pasaron por un sello internacional, luego Jaime (Roos) y ahora vuelven a trabajar por su cuenta. ¿Por qué la vuelta?

Guillermo: Si, en realidad lo que hicimos siempre fue adaptarnos a lo que nos parecía que más nos convenía. Al principio nos produjimos solos porque a nadie le interesábamos (risas) Era más nosotros mismos, teníamos que recorrer un camino de aprendizaje. Tampoco podemos decir que los dos primeros discos fueron producidos por nosotros... fueron producidos... o sea, nosotros fuimos y los tocamos, los grabamos... nada más. No fueron producidos totalmente; eran el ensayo trasladado a un estudio y eso no es producir un disco. Era llegar a doce canciones y se grababa un disco, fue así ¿no? Con el otro llegamos a dieciocho y grabamos otro; ya el tercero fue distinto, una multinacional se interesó por nosotros y no lo pensamos dos veces. Nuestro pensamiento fue: no tenemos que pagar un mango, no tenemos que pagar el estudio, no tenemos nada que perder. Después nos dimos cuenta que no era tan sencillo, pero en realidad fue así. Además aprendimos mucho del método de trabajo, en eso nos ayudó mucho este disco. El cuarto lo hicimos con Koala, que era el sello que estaba interesado desde hacía más tiempo en nosotros. Ahí surgió la posibilidad de hacerlo con Jaime Roos. En realidad nada de lo que nos pasa es planificado, o sea: nosotros vamos y lo hacemos. A veces sale bien, o ¿no?... (risas) Pero en realidad no pensamos el siguiente paso. Yo creo que debe haber una coherencia en lo que nosotros hacemos que hace que las cosas caigan en su lugar, porque nunca nos imaginábamos que íbamos a estar en este momento, cuando sacamos este disco, como en el momento ideal... El momento nos hace estar ahí, arriba, por un rato más. Pero nada de lo nuestro es muy planificado; a nosotros si nos dejan hacer, hacemos... esa es la realidad.

¿Por qué pensas que éste es el momento ideal?

Guillermo: Yo qué sé, yo lo siento así y me encanta. O sea, nosotros tocamos mucho en vivo, tocamos y tocamos; de repente la gente no se da cuenta, pero tocamos bastante, sobretodo para lo que es el mercado que movemos. Tener un promedio de veinticinco toques al año es bastante, sobre todo si pensas que nunca salimos de Montevideo y Costa de Oro. Pero siempre estuvimos convencidos de que el camino era ese. Que en un lugar donde la gente no conoce el género que tocamos, sólo íbamos a entrarle a través de nuestro show en vivo; porque es ese "vivo" el único lugar donde la gente se puede sacar las etiquetas y decir: yo escucho punk rock. Creo que cuando nos ves en vivo ya está, te das cuenta de que somos una banda y no importa de qué género, ahí se termina de entender. Yo creo que la gente nos siguió en ese proceso, toda una generación de personas nos siguieron en ese proceso y justo en este momento sale un disco nuevo.. es como soñado. Si ahora nos tuviéramos que poner a componer un disco saldría el año que viene... y lo sacamos ahora, y es el momento justo. Justo después de tres Factorías agotadas(una con Ataque 77) y de agotar la Sala Zitarrosa, y de haber agotado el Teatro de Verano con Buitres y Ataque; eso sumado a los tres programas de televisión que usan nuestra cortina y a programas de radio que usan nuestra cortina... Yo que sé, es mucha cosa, es como mucho ¿no? Y justo ahora tenemos disco nuevo... es fantástico (risas) Por eso parece como planeado, pero no lo es. En realidad nosotros terminamos el disco con Jaime y dijimos: bueno ahora, ¿hacemos el otro? porque ya no aguantábamos.

¿Creen que están en el momento ideal con su público?

Guillermo: Yo no sé si es el momento ideal, es lo qué es. No sé si es ideal porque en realidad siempre nos fue como el culo, entonces ahora que nos va más o menos bien, nos parece que está fantástico. Nosotros hace un año tocábamos para cien personas y esa es la realidad. Tocábamos para cien personas por una entrada de cuarenta pesos, punto, ¿o no? Ahora, no dejábamos de tocar... pero esa es la verdad: pagabas cuarenta pesos y veías a Trotsky en cualquier lado. Ahora no... tocamos y yo que sé, si vamos a tocar al interior, cosa que nunca hicimos, tenemos que pensar en otras cosas. Tenemos que pensar en algo de seguridad para llevar, porque ya no podemos tocar si no. Nos pasó en san José, nos pasó en Florida, en Maldonado y en Montevideo es lo mismo...

Ya no es: bueno voy y toco y yo que sé; ya es una cosa tipo: bueno cuidado!.. Nos puede pasar por arriba un elefante. Los recitales se están transformando en otra cosa. Además está el ingresó de todo un público nuevo, que es el que tiene diecisiete años, que es el que escuchó a Green Day y a otra bandas más, y que entran con otra energía. Yo personalmente soy un convencido de que si hay algo que nos trancó las pelotas fue nuestra propia generación, pero de eso estoy súper convencido. Nos dieron para atrás desde el principio, nos escupieron y bueno, hubo que esperar que envejecieran y que vinieran otros... sabíamos que con paciencia íbamos a ganarles, pero esa es la realidad. Ahora estamos quince años desfasados con nuestro público y bueno... qué vamos a hacer, mala suerte (risas)

El de hoy, es un público más adolescente...

Guillermo: Sí lo es, pero tiene una cabeza mucho más abierta.

Hugo: Mucho más abierta, con muchos menos prejuicios y que se ha criado escuchando esa música. Nosotros hacemos lo que hacemos porque es la música que escuchamos desde los doce años. Escuchamos a los Ramones, a Pistols o a Clash, entonces a través de eso vos vas incorporando influencias y cuando se te pone el momento de tocar en una banda uno toca lo que quiere tocar. Nosotros no estamos en la banda para demostrarle nada a nadie sobre nuestras cualidades instrumentales o vocales ni nada, o sea: tenemos la banda para hacer la música que nos gusta. Coincidimos con, -bueno Guille y yo éramos compañeros de liceo-, Cuico que lo conocimos después y con Héctor ahora, que entró hace dos años, y lo único que nos une es nuestro amor profundo por ese tipo de cosas, por esa música. Cuando salió Green Day y cuando salió esta nueva generación de punk Californiano y de San Francisco para nosotros fue onda: mirá la lectura que le dan estos tipos a esta música. Yo conocí a Green Day cuando ya tocaba en Trotsky y ya teníamos discos grabados, pero esta gente que ahora empieza a elegir la música cuando elige dentro del paquete que tiene adelante, eligen a Green Day y eligen a Blink 182 o a Radiohead, y en cierta forma la banda que representa a ese estilo en Uruguay, la banda que podes ir a ver, con la que podes hacer pogo, con la que podes sudar un rato y podes divertirte un rato: somos nosotros. Es cierto que hay otra camada de bandas de acá, de hardcore de ese estilo como Nada que hacer y algunas otras, pero es como que nosotros hace diez años que estamos y de repente este es el momento para que el público se sintonice con lo que venimos haciendo desde hace tiempo y que no es muy diferente a lo que hacemos hoy, es más o menos el mismo estilo.

Hablemos de eso, del estilo: es una mezcla de funck rock, con melodías ligeras; es punk, con canciones pegadizas que no dejan de ser contundentes y distorsionadas; pero en realidad ¿qué es para ustedes?

Hugo: Ya te digo, nosotros no nos plantemos el querer mostrar algo cuando hacemos una canción, simplemente nos ponemos a hacer las canciones y las canciones nos salen de determinada manera, no las componemos teniendo en cuenta el estilo. Cuando componemos, lo hacemos con una guitarra española, acá en lo de Cuico en general y nada... nos gusta así, que salgan canciones. No tomamos del punk una filosofía social; no somos una banda punk en ese sentido. No damos un show, no tenemos pinta de punk; hay bandas que tienen mucho más aspecto de punk que nosotros o que usan la filosofía punk de otra manera. Nosotros lo que rescatamos de la filosofía punk es el hecho de que cualquiera puede hacer lo que quiera si tiene ganas. Por ejemplo: no tenés que saber demasiada música, para poder tocar en una banda; no tenés que ser un poeta consumado, para hacer letras de rock and roll. Son letras de rock, son canciones y nada... lo que queremos demostrar es que tenemos canciones adentro para seguir mostrando a la gente. Sé, por los comentarios que me han hecho otros músicos, que por suerte nuestro ritmo de composición es rápido; ya te digo el Durmiendo Afuera salió hace catorce meses y ya teníamos prontas las canciones de este disco.

Por suerte, cuando decidimos componer las canciones salen solas. No se busca decir: vamos a decir esto con tal canción o esto con tal otra. Sí equilibramos el repertorio de los discos y si hacemos cinco canciones y vemos que falta algún hardcore, entonces lo hacemos y si falta alguna canción un poco más tranquila la hacemos... la cosa musicalmente es así. Después las letras generalmente las hace Guille (Peluffo), el 90%, pero creo que respetan la voluntad general. Yo creo que lo que tenemos claro en la cabeza a la hora de componer o de escribir es: despojar tanto a la música, como a las letras, de todas esas cosas que no aportan nada; de todo lo que no la sostiene. Como por ejemplo: no repetimos una parte de una canción si ya está la idea clara para estirarle treinta segundos, ni tratamos de que las letras tengan una poesía rebuscada que sólo un gueto pueda entender. Tratamos de hacer canciones que cualquiera puede tocar y de hacer letras que cualquiera puede entender; donde los mensajes son bastante claros, por más que cada uno después le de interpretaciones diferentes. Lo nuestro es eso, es simplicidad.

Y a esa simplicidad se le suma el humor y la ironía, siempre presente en sus temas, ¿no?

Hugo: Si, siempre fuimos muy irónicos. Siempre tuvimos un costado humorístico que de repente no es muy común en las bandas del género, más cerradas. Si bien creemos que somos una banda que no le rehuye al tema social por ejemplo, -porque también tenemos letras que hablan de temas sociales de manera muy directa como No olvido ni perdono o como en este caso Todo puede estar mucho peor-, pero tampoco nos revolcamos en el dolor. No somos una banda que se complazca en narrar la realidad solo porque está mal; nosotros tratamos de darle otra visión... Ya te digo, entre los cuatro músicos que componemos Trotsky hay una muestra clara de lo que es la sociedad uruguaya hoy por hoy: hay uno que no tiene trabajo y otro que se tuvo que ir del país –por más que siga con la banda-; y hay uno que estudia y hay otro que trabaja, entonces digo... es eso. Somos tipos normales. Vamos al fútbol, comemos asados y hablamos de mujeres... y las canciones hablan de eso. De fútbol como en el disco pasado, esta vuelta no surgieron letras de fútbol y tampoco las buscamos a propósito por el hecho de haber pegado con Hay que saltar y con Detrás del Arco, no se buscó hacer una letra futbolera en este disco. Las letras surgieron así como así. El tema del humor sí, se mantiene. Creo que hay letras muy irónicas como por ejemplo Todo puede estar mucho peor, y hay letras de humor como nuestro homenaje a la saga de la Guerra de las Galaxias, que está hecha con humor o con lo que para nosotros es humor... es un chiste (risas)

Este disco tiene trece canciones la mayoría de su autoría pero también podemos encontrar algunos covers; hablemos de ellos

Hugo: Sí, es cierto, tenemos dos covers: uno que abre el disco y otro que lo cierra. El que abre el disco es Resistiré que una canción que está en la banda de sonido de Átame de Almodóvar. La versión que hicimos nosotros es la versión de un grupo español pop que se llama Dúo Dinámico; si bien sé que existe una versión de Barón Rojo de ese mismo tema, la que elegimos para hacer la adaptación es la del Dúo Dinámico, que es un pop español muy ochentoso ¿no? Nosotros éramos concientes del significado de la letra cuando la pusimos en el disco; si bien mucha gente nos dijo que no era el momento como para salir con otro disco, -por la situación social, porque nadie tenía plata y porque muchos se están yendo del país-, esta es la manera que encontramos de decir, para los que se quedan, que estamos acá... Si bien Guille se tuvo que ir del país, la banda sigue. Aprovechamos las venidas de Guille para tocar, y creemos que la banda va a seguir funcionando y va a seguir dándole a la gente una hora y media de desenchufe de todos los problemas que tiene en la casa, en el liceo, en el trabajo o en dónde sea. Vamos a estar ahí para ellos. Y en cierta manera Resistiré está cantada con ese espíritu. Después la que cierra el disco es Love Me Tender, de Elvis Presley, que es un músico que desde siempre nos encantó y que es una versión bien a la Trotsky de Love Me Tender que es bien diferente del tema original, a pesar de que mantuvimos la letra en inglés. Esta es la primera vez que grabamos una canción en inglés, porque incluso hemos grabado covers de temas en inglés, pero las letras las adaptábamos al Español. Esta vez nos pareció que cantar Love Me Tender sin cantar Love... era nada, no tenía sentido. Ambas son dos versiones muy a lo Trostsky.

¿Por qué Todo lo contrario?

Hugo: Porque la gente no, pero básicamente la prensa cada vez que sacamos un disco siempre nos preguntan si pensamos seguir haciendo el mismo estilo o si en algún momento vamos a hacerle caso a lo que anda por ahí y vamos a incorporar elementos de los estilos que andan en la vuelta. Recuerdo que cuando sacamos el Clase B, cierto sector de la prensa busca siempre encontrar la salvación del rock and roll en cosas que no son puramente rock and roll. Cuando sacamos el Clase B estaba de moda el funky ¿no? entonces todas las bandas que hacían rock mezclado con funky eran lo top, lo más. En ese momento las preguntas iban por el lado de: y bueno no piensan incorporar alguna cosa más funky?, y les contestábamos: no esto es lo que hacemos, bueno bárbaro... Salió el Yo no fui en plena época de auge del hip hop y también nos preguntaban si no pensábamos incorporar algún elemento de ese estilo a la música de Trotsky. Después salió el Durmiendo Afuera y era lo latino viste y entonces nos decían: ¿y siempre van a hacer lo mismo...? Entonces para los que no se han curado todavía... para los que siguen preguntando lo mismo... (risas) esto es todo lo contrario de lo que se supone que tendríamos que hacer... pero a la vez es lo mismo de siempre. Es un disco de Trotsky. Creo que las bandas que más nos influenciaron no en vano lo hicieron justamente por mantener su estilo durante muchos años. Yo no creo que el último disco de los Ramones o el último de ACDC no tengan sorpresas. Para mí tienen sorpresas, pero a la vez cuando me compro un disco de ACDC o de los Ramones sé lo que voy a encontrar y eso me complace mucho. De cierta manera creo que la gente que nos sigue sabe eso, sabe que Trotsky no los va a defraudar. Así que como siempre nos preguntan si no vamos a hacer algo diferente entonces decimos: no, esto es todo lo contrario a lo que esperan que hagamos. Es un disco de Trotsky puramente, al estilo nuestro.

Además de ser fieles a su estilo, Trotsky se ha caracterizado por su apuesta a lo visual: estamos acostumbrados a ver buenos videos, buenas imágenes en escena y también un muy buen arte en los CD. Hablemos del arte este disco, ¿es un gran colage de historias y recuerdos o... todo lo contrario?

Hugo: El arte del disco busca en cierta forma mantener una coherencia con el título del CD ¿no? Hay muchos elementos mezclados, que en contraposición uno con el otro, pueden llegar a ser todo lo contrario. Creo que tuvimos suerte al encontrar a un muy buen diseñador como Santiago Guidoti, que supo plasmar la idea del grupo. Nosotros nos preocupamos mucho a la hora de darle una cara al disco, porque los cuatro tenemos un fuerte concepto visual de cómo tendría que ser y no necesariamente coincide el de los cuatro. Por ejemplo el de Durmiendo Afuera lo hicimos nosotros y era como una apuesta a la austeridad. Pero este se lo dimos a Santiago y ya te digo, cada vez que íbamos a la casa de Santiago para ver qué era lo que había hecho, siempre nos dejaba de cara, siempre nos sorprendía... Lo que quedó es un colage donde hay un montón de elementos que se contraponen. Por ejemplo hay poemas de amor de esos de los más cursi ,-de esas tarjetitas que venden en los ómnibus-, al lado de volantes de cabarets. Lo importante es que estamos muy contentos de cómo quedó y la gente lo nota; la gente se da cuenta de que la banda siente esa preocupación por el arte y que no es simplemente: ah, sale el disco y... bueno, pongamos un par de fotos y ya está... Nosotros nos concentramos mucho en esa parte y el resultado nos dejó muy contentos.

Son cosas que especialmente les significan a ustedes, que los marcan por alguna razón, por ejemplo Naranjito por el mundial o ...

Hugo: Claro, o sea nada de los que hay ahí nos es ajeno ¿no? y ya te digo Naranjito sí, porque nosotros éramos chicos cuando el mundial de España 82. Era el mundial de los doce años, cuando ya tenés noción de lo que son los mundiales y todo eso...

Guillermo: Yo me acuerdo de un gol de un negro que jugaba en Brasil que era flaquito y alto, un número siete que la clavó en un ángulo y ... (risas)

Hugo: Y bueno cuando nos mostró las cosas que tenía para trabajar vimos Naranjito y dijimos: bueno ya está, Naranjito tiene que ir... También hubieron cosas que las esperábamos, queríamos que estuviera Darth Vader porque hay una alusión a él en un tema, pero básicamente el 90% del trabajo fue idea de Santiago. Después todas estas cosas (señalándo la tapa) todos estos dibujitos, eran dibujos que vos encontrabas en tu casa en los libros de...

Guillermo: Los canjes de revistas

Hugo: Los canjes de revistas o los libros de cocina de tu madre y ese tipo de cosas así que son bien de la época de nuestra infancia. Entonces bueno... eso te pega por un buen lado.

Volviendo al disco (a Guillermo), hoy con Hugo hablábamos un poco de las letras del tema de la ironía y del humor...

Guillermo (a Hugo): Y vos, me tiraste la pelota a mí ¿no? (risas...)

No, no, dijo algunas cosas, pero como vos te encargas más de eso...

Hugo: ¿Queríamos saber tu opinión? Y no me contradigas, después te digo lo que dije.

Guillermo: Bueno yo que sé. La ironía y el humor es casi nuestra manera de relacionarnos. Nosotros nos sacamos punta, estamos todo el día así... Es algo muy nuestro, eso de que te den palo cuando estas en el piso y esas cosas, es una manera de expresarse que es muy rioplatense. Creo que esta reflejada en toda una rama del tango del 30, del 40 y del 50 que yo conozco a través del repertorio lunfardo de Edmundo Rivero. Él tiene una manera de retratar la realidad, con un desprecio que llega ser mucho mas punzante que otras cosas... incluso se puede escribir un libro a veces para explicar cada uno de sus versos. Naturalmente agarramos para ese lado para escribir muchas situaciones y sobre todo para mostrarlas sin retratarlas. Yo no juzgo a ninguno de los personajes que aparecen en las canciones... yo te cuento lo que hacen, te cuento lo que siento o las sensaciones que me provocan, pero nunca es una historia resuelta. No es algo con un principio y un fin, porque no tienen fin las cosas que nosotros contamos. Yo las pienso como una pequeña película, muchas veces me armo esas película en mi cabeza o me armo una historia, algo que pegue... y cuando hay que contarlo el humor aparece. Otras veces se trata de un chiste... es un chiste, te quiero hacer reír... yo me quiero reír cantándolo. Nosotros cuando armamos algunas canciones, paramos para cagarnos de risa ¿o no?

Hugo: Sí, claro.

Guillermo: Después que surge la letra cómica, tiene que surgir un arreglo que sea cómico también y es lo que pasa por ejemplo con De tal palo tal astilla, que es un diálogo entre Darth Vader y Luk Skay Woker donde solo aparece en la letra las líneas de Darth Vader y en determinado momento había que cortar para que respirara Vader y ... (risas) y había que subirle el tono para que fuera más ridículo y después encima había que meter el solo de Stars War y eso costó. No es algo que hayamos inventado nosotros tampoco, yo conozco a un grupo español: Siniestro total, que te contaban un chiste, pero los tipos estaban tocando al mango... y tocaban buenísimo y la música estaba buena y los locos estaban contando un chiste. Con todo esto te quiero decir que la música no es necesariamente un lugar para dejar un mensaje. Para mí un chiste te puede dejar un mensaje y la música puede servir para reírte un rato, no solo son dramas y lecciones. Nosotros no damos lecciones, no contamos dramas de la vida cotidiana, contamos cosas. Yo armo una letra y funciona o no funciona, pero es lo que sale. Eso sí, cuando veo que me pongo a dar lecciones tacho mucha letra. Yo no soy quien me parece para dar lecciones, eso no pegaría con este estilo de banda; además no me gusta decir: lo que hay que hacer es esto... yo que sé, hace lo que quieras. Yo te cuento lo que veo y vos hace lo que quieras. Me parece que la música no tiene fines políticos; políticos no en el sentido de político partidario y todo eso de liberar el mundo; sino político en el sentido de que si yo hago esto es para que aquel piense tal cosa y después haga tal otra. No, no, yo hago lo que me sale y mucha suerte...

Uno tira las canciones, no se las haces a alguien. Yo tengo 32 años y no voy pensar como un tipo de 17 años, sería un... primero un estúpido por pensar que lo podría hacer y segundo sería muy maquiavélico. Ahí entramos en un terreno donde ya nos alejamos de lo que es el espíritu artístico. Aparte, el humor y la ironía, tiene que ver con que nosotros tomamos la banda como una cuestión lúdica; nosotros lo hacemos para divertirnos, ese es nuestro límite... y hubieron muchas discusiones que terminaron en: yo no quiero tener una banda de rock and roll para eso. Tener que ir a tal lado y...participar de un sorteo... y te vana tirar a una piscina. No. Yo no tengo una banda de rock para esto, no me sirve, para qué lo voy hacer . Yo hago música. Cumplo con las reglas que hay que cumplir, para entrar en un mercado industrial y poder difundir mi música, pero no quiero hacer nada más que eso. No quiero que me llamen para preguntarme qué pensas de la guerra del golfo. Yo tengo una banda ¿entendes?... Me parece que hoy las cosas son más sencillas para nosotros y eso tiene que ver con un cambio y con una paz interior que hemos logrado. A veces por llegar a la gente hay muchos que se piensan que uno premeditadamente busca las cosa y lo único que buscamos premeditadamente es impactar a la gente cuando tocamos en vivo y nada más. En el show en vivo sí, arrancarles la cabeza, pero ta, eso es después que las canciones están hechas. Tampoco inventamos un show para llevar malabarismo y traga fuegos. No, Trotsky son cuatro tipos que tratan de ganarte porque se están matando arriba del escenario.

Hugo: Porque parte de las satisfacciones que nos generan el tener la banda es precisamente eso, el tocar en vivo. Una de las diversiones que nos genera es tocar bien en vivo y saltar y darle y darle y hacer chistes y...

Guillermo: Exacto y si hay algo que nos ha servido en todo este tiempo, es que tenemos bien claro que tocamos porque queremos. Yo toco porque quiero, y si no quiero no toco y no me importa que me paguen, ni adonde me lleven ni lo que me prometan. Yo toco porque quiero y no porque haya mil personas o cincuenta. Es más, generalmente ha pasado que los shows que considero los más grandes han sido para muy poca gente. Y no voy a dejar de tocar porque haya poca gente y bueno, mala suerte; podría tener menos (risas) Podría no haber nadie.

Ya pensaron en algún video?

Guillermo: Hicimos uno de Todo puede estar mucho peor, no sé si lo viste, -lo están pasando en Tevé Ciudad-, que está impresionante. La verdad es que el video está bárbaro, es el que más nos ha gustado hasta el momento, a toda la banda.

Lo armaron ustedes?

Guillermo: Sí, lo hicimos Hugo y yo. Lo filmamos con Hugo, yo lo edité y la idea es una idea mía, es básicamente una idea gráfica. Es cuando me bocharon la gráfica que yo había sugerido para el disco entonces dije: el video lo hago así (risas) ¡¿Fue así o no fue así?!

Hugo: Fue así y hubo que aceptarlo (risas) Pese a eso, quedó muy bueno.

Guillermo: Es del tema difusión que es Todo puede estar mucho peor, y tenemos a Parodi de invitado en el disco y en el video y... se nota su cara de felicidad porque está rodeado de hombres de verdad (risas)... distinto a todo lo que tiene alrededor. ¡Que no lo escuchen!

(risas y susurrando a coro dicen: eso lo podes poner) Pero está bárbaro, está muy bueno.

Y después de la presentación en Palza Mateo ¿qué pasa con Trotsky?

Guillermo: Y después del toque... seguir tocando. Vamos a ver si podemos aprovechar el verano por primera vez en nuestra vida; y nada, la idea es seguir y ya empezar a armar el próximo disco (risas)

¿Tienen pensado algo?

Guillermo: El próximo disco ya está pensado.

Hugo: Sí, totalmente.

Guillermo: En julio se decide...

Hugo: No vamos a dar detalles para no arruinar la sorpresa.

Guillermo: Sí y aparte vamos a repetir porque en este disco dijimos: no digamos nada porque después se empiezan a estirar las fechas, y no dijimos nada y salió de un día para el otro, con el próximo pensamos hacer lo mismo. Pero lo que más nos interesa ahora es tratar de tocar en el interior. Ese ha sido nuestro debe. De Montevideo vamos a descansar un poco porque siempre andamos por este circuito, pero sabemos que más allá hay mucha gente a la que le gusta la banda.

Hugo: Es muy interesante porque el público varía un montón, los recitales cambian radicalmente cuado tocas en Montevideo, después salí a 90km y parece que fueras a otro país. Es como único... hay que cambiar todo el repertorio y eso...

Guillermo: Pero la respuesta es muy buena. Nunca sabes con lo que te vas a encontrar, acá más o menos ya estamos preparados. En el interior tenés menos lineamientos para trazar un pronóstico, o sea estamos en la prueba de sonido y es onda: dentro de dos horas estaremos rodeados de fanáticos o habrá gente que nos mira preguntándose quiénes son estos tipos. Por suerte por ahora nos está yendo bien.

Hugo: Yo creo que ese es el objetivo de la banda: salir al interior, más que salir afuera de repente. Mucha gente nos pregunta si por el hecho de que Guille esté en Chile ahora vamos a ir a Chile, pero ya te digo no me quema ir a Chile... o sea me divierte ir a Chile como ir a otra parte.

No hay nada planificado entonces...

Guillermo: Mirá, si hay algo que hemos comprobado en todos estos años, es que no sabemos manejar nuestra carrera. Todo lo que nos pasa tiene mucho que ver con el momento que estamos viviendo, con el sello y con el trabajo de Claudio y esa es la realidad. Está clarísimo que lo que hemos hecho nosotros, fuera de lo musical, ha dejado mucho que desear. No nos vamos a inventar ahora como empresarios... ¿qué voy a ir hacer yo, ahora a Chile? Decir: Tengo una banda que son... Eso es un bolazo (risas) Eso es de chanta... Te los hago tocar y te filmo un video clip (risas) No, ya está, o sea, si se da se da, pero no es: ahora el mundo. En realidad todavía queremos que nos escuche más gente que la que nos escucha acá. Yo veo como les va a otras bandas de rock and roll y creo que hay más público para conquistar todavía ¿no?

Hugo: Totalmente.

Guillermo: Me gusta pensar que este no es nuestro techo. Y creo que ya es hora de que todos comprendan de que el rock nacional no es un grupo, no es una cosa y ya está... es una parte más de una música uruguaya. Hay que darse cuenta de que lo uruguayo vende. Es así de sencillo... Hay que sumar dos más dos: se cae Argentina, se van las multinacionales de Montevideo y pasan rock nacional en las radios. Y vos te preguntás ¿qué nos estaban haciendo las multinacionales? Nos estaban cortando la posibilidad de salir en los medios, con esa cosa de que la música uruguaya no es comercial... yo qué sé, que se fijen en las ventas de discos...que se fijen en las ventas de la venta de entradas. Yo sé que no hago música para hacer negocio, pero sé también que parte de mi difusión pasa por ser un negocio. Yo lo comprendo y por eso saco un disco y trato de hacerlo bien y cuando toco, trato de hacerlo bien y si me invitas a una nota vengo... pero hay muchas más cosas para hacer que ayudarían a todos. Está claro que si pasan música nacional la gente... no es que le entre a la gente, es que mucha gente la des-cu-bre. Además vos no le vendes a nadie algo que no quiera comprar, por lo menos eso es lo que yo creo. Si vos pasas mucho Ratones Paranoicos bueno, más gente se va a inclinar por ese lado, si vos pasas mucho Buitres más gente va a escuchar Buitres. Ya es una elección, yo creo que dentro de mi cabeza ya es ridículo seguir sorprendiéndose del rock nacional, ya está ¿cuántas bandas más querés? Buitres, No te va gustar, La Vela, El Cuarteto, etc. etc. ¿cuántos más querés? Vamos a segur jodiendo con que el rock nacional es no sé qué... Las bandas mueren si no se les da apoyo. Las únicas bandas que sobreviven son a las que les vas bien y... Trosky Vengarán (risas), esa es la realidad.

Leticia Fraga

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 1971 ... Por primera vez en la historia un grupo de rock and roll tocaba en el Teatro Solís. Hablamos de Opus Alfa

Más efemérides de 1971
"Siempre estuvimos pateando el tablero".
Tabaré Rivero (La Tabaré), 23/10/2002
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”