SieteNotas

Buenos Muchachos, paso a paso

19/06/2002

En 1994 dieron a conocer su primer trabajo fonográfico: Nunca fui yo. Cinco años después, el sello Ayuí edita su segundo disco: Aire Rico. Dendritas contra el bicho feo es, hasta el momento, su último CD. Gustavo (guitarrista), dice que para Buenos Muchachos “los pasos van pasando lentamente; el primer disco fue pagado por un amigo, el segundo disco fue pagado por nosotros y editado por Ayuí, y el tercer disco fue pagado por Ultra Pop”, y afirma: “el pasaje está correcto”. De este pasaje y de los diez años de la banda, hablan Gustavo “el Topo” Antuña y Pedro Dalton; dos buenos muchachos.


- Hace diez años, cuando empezaron, se los vinculaba con el underground montevideano; ¿ustedes también sé sentían identificados de esta manera?

Gustavo:
Si definimos como underground la cosa con poca gente y eso, sí. Si hacemos referencia al estilo de música diferente de lo que supuestamente se concebía en ese momento, entonces al día de hoy seguimos siendo underground. También un poco nos definían... y sí, yo qué sé. Tocábamos en un underground que era Juntacadáveres.

- ¿Y cómo eran esas épocas en Juntacadáveres?

Pedro:
Y a pesar de que no era un sótano, era como si fuera un sótano. Era algo muy divertido, lleno de gente... era un lugar a donde vos ibas un martes y había un tipo leyendo poesías; ibas un miércoles y había una obra de teatro; ibas un jueves y veías una banda tocando; ibas un viernes y veías otra banda tocando... era un lugar que podías elegir ir cualquier día de la semana. Si te caía un amigo del extranjero y decías: “vamos a ver algo autóctono”, lo llevabas a Juntacadáveres porque ahí iba a ver algo que el tipo te decía (pone acento alemán): “pero ni en Alemania hay esto”(risas).

Gustavo: Fauna y flora uruguaya realmente.

Pedro: Lo que tenía de fuerza Juntacadáveres, era que no había nada y estaba ese boliche. Ahora también está Pachamama por ejemplo, pero no tiene tanto peso cultural como Juntacadáveres; no es porque lo que se presenta ahora no tenga tanto peso cultural, sino porque en esa época no había nada. Sin ellos querer ser el centro cultural de Montevideo -no podés pretender ser un centro cultural con un boliche que lo máximo que te entra son ochenta personas-, sin esas intenciones, era todo tan fresco y tan puro que resultaba que la gente iba a ahí a ver espectáculos, y la gente se colgaba con esos espectáculos, y la gente participaba en esos espectáculos. Por ejemplo: jueves tras jueves la Gorda Ana hacía su obra de teatro que se llamaba A la cama con Ana y todos los jueves iba un invitado distinto; hasta fue Kesman. Hoy en día ver un lugar así es raro. No quiero decir con esto que le ponga un aro de misticismo a Juntacadáveres, como que fue lo único que hubo, hay y que no va haber más; mentira. Antes, en otras épocas, por el tiempo de los Fattorusos, seguro deberían haber otros lugares. El misticismo se lo da la gente, la prensa sobre todo. Esa carga de misticismo se lo meten los demás. Para nosotros fue el primer boliche que antes de tocar nos daba plata para alquilar luces, una bola de espejos, un flash y todo para armar un escenario. Como que confiaban en nosotros.

- ¿La plata que sacaron de esos toques, fue la que invirtieron en el primes disco?

Gustavo:
O sea, la plata que hacíamos, como decía Pedro, eran las veces que cobrábamos o nos daban cerveza; todo bien. Éramos muy novatos en todo eso; tocábamos, pasábamos una noche de novela, nos íbamos con unas cervezas gratis y con unos pesos en el bolsillo. Eso fue en el ´92 y ´93, en el ´94 grabamos el primer disco, que fue gracias a un amigo que se llama Bruno, que se copaba con nuestra música y tenía unos pesitos ahorrados y decidió ponerlos. Pago un estudio, nos metimos los cuatro unos días, grabamos las bases y todo fue pagado por un amigo; productor ejecutivo: Bruno. Eso quedó en la nada... perdón, en la nada no, salió el Nunca fui yo por el sello Pulmón Record, registrado por AGADU. Hicimos cien copias a cassette, todo a pulmón, una a una. Grabamos en un Datt –en esa época la Datt casi no existía-, hicimos un CD, que hacer el CD fue una tranza; ahora el pasaje de Datt a CD está a la mano, pero en aquella época nos tuvimos que ir a la casa de un flaco -allá en un pasaje vecinal legísimo-, de ahí fuimos a lo de Pedro, equipo de audio, CD, el pasaje famoso, y cassette: cien. Cien tapitas, fotocopias, arte, dibujos, todo fotocopias; primer disco sale en el ´96. Fue casi dos años que nos llevó hacerlo.

- Antes habían participado en la recopilación Criaturas del Pantano ¿no?

Pedro:
Sí, una ensalada digamos. Junto a La Hermana Menor, Chicos Eléctricos...

Gustavo: Juntacadáveres de cierta manera. ¿Qué más?; Neanderthal, Cadáveres Ilustres, Trotsky...

Pedro: Y faltaron los Supersónicos que no sé por qué no pudieron arreglar.

Gustavo: También ahí, de cierta manera, nos conocimos todos.

- También participaron en Extrañas Visiones, el disco homenaje a Los Estómagos.

Pedro:
A pedido nuestro. Nos enteramos que estaban haciendo la ensalada y nos metimos, porque claro, yo laburaba con Los Estómagos. Mis comienzos en el rock no fueron ni con Neanderthal ni con Buenos Muchachos, mis comienzos en el rock fueron con Los Estómagos haciendo la tapa del primer disco o trabajando con las luces o la escenografía. Directamente estaba muy conectado musicalmente. Era la banda que a mí me partía la cabeza.

-¿Y cómo fue, le dijeron: “queremos participar”?

Pedro:
Nos enteramos que estaban haciendo el disco, y como que había cierta posibilidad de poder participar y dijimos: “¿Qué tema haríamos?”, para proponerle algo a la gente que estaba haciendo la ensalada. Elegimos el tema Cuatro Brujas; lo escuchamos -yo lo tenía re por dentro ese tema-, el Rafa también, el Topo no tanto, Álvaro no tanto; pero lo escuchamos los cuatro y dijimos: “pa’, vale la pena hacer este tema”. Fuimos, hablamos con Andrés Sanabria, le dijimos que queríamos hacer ese tema, y el loco nos dio siete horas para grabarlo.

Gustavo: Se coparon porque era raro el tema elegido... elegimos el que nos copaba, yo qué sé; había cosas buenas para elegir.

Pedro: Cuatro Brujas tenía un buen bajo, tenía una buena estructura oscura como la nuestra en ese momento...

Gustavo: La letra también está buena, de casos reales del INAME.

-¿Cuándo empezaron a tocar en Buenos Aires?

Gustavo:
Tocamos por primera vez en el ´98, en el Instituto Rojas. Fue así: un año antes nos fuimos con Álvaro a pasear a Buenos Aires; estábamos con medio Aire Rico.
Pedro: Teníamos un CD.

- Que era una maqueta del disco ¿no?

Gustavo:
Era nada.

Pedro: No, era la grabación de Aire Rico.

Gustavo: Pero eran seis temas nada más, ni siquiera era todo el disco. Grabamos seis temas y los llevamos a Buenos Aires. Hablamos con Gabriel, de Chicos Eléctricos, nos dio nombres para contactarnos, llegamos e hicimos onda con gente. Eso nos hizo volver. Conseguimos un toque en el Rojas y en el ´98 tocamos por primera vez.

Cuando salimos del toque del Rojas, nos encaró un loco que no sabíamos quién era. Ese tipo es Thomás, que es el loco de una banda Argentina que se llama Dios, y tá, hicimos re-onda con el Thomás, quedamos en contacto, tocamos con Dios, vino Dios a tocar acá... en definitiva fue eso: cruzamos el charco a comprar championes y llevamos el demo. Después cuando volvimos a Montevideo, grabamos el disco, lo editó Ayuí, volvimos a la Argentina con el disco, ahí nos conoció Gustavo Rudy –que es el del sello Ultra Pop-, se copó con nosotros, se copó con el disco y editó el disco en Buenos Aires, y más adelante nos ofreció grabar un tercer disco, que lo grabamos allá en el estudio El Pié. Un estudio pesado.

- Vamos por partes. Hasta ese momento solamente tenían seis temas grabados de Aire Rico.

Pedro:
Eso fue a finales del ´98. Al principio del ´99, grabamos seis temas más; los seis temas más difíciles. Todo pago de nuestro bolsillo, pero qué pasa, a la vez tocábamos en Perdidos y sacábamos plata; como que el disco se empieza a bancar solo. Todo con la ayuda de Riky Musso, que de repente estábamos ocho horas grabando y le preguntábamos al tipo cuánto habíamos estado y el loco nos decía cuatro horas, y nos cobraba cuatro horas nada más. El tipo se colgaba con nosotros y se dedicó a hacer un buen producto; lo masterizó él y lo armó él con nosotros.

Sacámos el Aire Rico y vamos a Ayuí con el disco armado. Hablo por teléfono con Mauricio Ubal, el loco me dice: “Dejámelo escuchar”, yo le digo: “que no, que contestame mañana si querés editarlo o no, pero el CD no te lo dejo porque es el único que tengo y no te lo pienso dejar”. El loco me dice: “Pará, no me apures, pero dejame una semana”. En siete días lo llamo devuelta. Mauricio Ubal es un tipo que respeta mucho la música porque es músico, obviamente. Y aparte le interesaba lo que hacíamos nosotros; le parecía que era un producto entero y concreto. Entonces en Ayuí pasó por él y por la gente que lo tenía que escuchar y al final decidieron que lo sacáramos.

Nunca estuvo el símbolo de pesos en los ojos, obviamente, pero el tipo lo primero que nos dijo era que lo que a él más le interesaba de sacar nuestro disco era que se lo quería hacer escuchar a otros músicos de su ambiente; consideraba que estaba tan bueno el disco, que no se quería perder la oportunidad de sacar el primer trabajo nuestro. Y ahí salió el disco.

De la misma forma que cuando viene Gustavo Rudy y quiere editar el disco en Argentina, Mauricio no puso ninguna traba. Y de la misma forma que cuando Gustavo Rudy nos ofrece contrato para grabar discos con él para Ultra Pop, el tipo lo primero que dice es: “Aprovechen la volada muchachos, porque acá no hay un mango”. No tuvo ningún tipo de recelo, ni de venta de contrato, ni de un carajo. Él como músico quiere que nos vaya bien, y entonces entregó nuestro disco: “Quédense tranquilos, vayan por ahí, ustedes son unos músicos que pasaron por Ayuí y me quedé contento por eso, y ahora que les pinte lo mejor”.

Gustavo: Personalmente tengo terrible orgullo por Ayuí por eso. En realidad el loco nos sacó el disco porque le gustaba lo musical, para mí eso fue fantástico. O sea, fue una coproducción: Buenos Muchachos graba el disco y Ayuí le hace la edición. Que tá, ahora hay máquinas acá en el Uruguay para hacer los CD, pero en esa época no. El disco se hizo, se hicieron quinientas copias y se agotó el Aire Rico. Respecto a Ayuí, lo que quería decir es que de cierta manera es una discográfica que escucha música. Porque fuimos a otras discográficas que están en otra. “¿Cuál es el hit?” nos preguntan. Y yo qué sé, yo traigo un disco y me gustan todos los temas. “Ah, no hay hit, pasen mañana”. Ayuí nunca pregunto eso, escuchó el disco y dijo: “Sí, me gusta”. O sea, después evidentemente uno aprende que hay un hit.

Pedro: Por ejemplo: en el programa Planeta Pop eligieron la canción Cecilia, eligieron ese hit; lo eligieron ellos y me pareció bárbaro. Me preguntaron y les dije que para mí el hit era Sin Hogar, y el loco me dijo: “Pero a mí me gusta Cecilia”. Y bueno, jodete, entonces poné Cecilia (risas). Eso es lo bueno. Lo que a nosotros no nos quemó el coco del medio fue que hicimos un disco como el Dendritas, por ejemplo; que es un disco oscuro, que supuestamente no tiene hits o supuestos hits. Pero lo que hicimos fue armar un disco que nosotros queríamos hacerlo así, queríamos esos temas. No hay ningún tema pegadizo como Sin Hogar o Cecilia... bueno, lo siento. Yo compongo así, hago esto y si te gusta bien y si no, no lo saques, te entiendo; vos querés hacer plata, yo quiero hacer música, está todo bien.

Gustavo: Como lo hicimos hace diez años, tenemos las armas para seguir haciendo discos nosotros.

Pedro: Nosotros cuando empezamos a hacer las cosas bien, fue cuando nos dejamos de joder con que queríamos hacer un CD para hacer unos mangos. El día que dijimos: “Vamos a hacerlo para satisfacción propia, para refregármelo por el pecho o pasármelo por el orto, para que cuando tenga un hijo decirle: ´mirá, yo hice un CD´”... el día que hicimos eso, fue cuando nos empezó a ir bien, porque no te fisurás; el tema que te jode en la vida es la fisura.

Gustavo: Los Buenos Muchachos siempre fueron así; cuando empezamos a tocar, nos juntamos porque nos copaba tocar.

Pedro: Cuando hicimos el Nunca fui yo, nosotros queríamos sacarlo en CD. Hasta que vino un amigo y me dice: “Loco, esto suena a pedo. Imaginate que el tipo que te va a sacar el CD quiere guita”. Y yo le digo: “No, es una obra”... metétela en el orto (risas). El tipo que te saca el CD, se gasta cinco mil dólares y quiere por lo menos sacar siete mil. No es que te va a hacer tu CD porque es tu obra. Me cago en tu obra.

Gustavo: Lo genial de eso, es que ahora lo hacemos porque tenemos tres discos. Y de última el tercer disco es así: es una obra. Para mí volvimos al principio y está muy bien. Cuando grabamos el primer disco nunca habíamos estado en un estudio, o sea, aprendés a cómo sonar porque viste quince veces cómo ponen el micrófono; aprendés a cómo sonar porque hace siete años que tocás y no cuatro, y ahora hace diez que tocamos. Estamos dando los pasos que tenemos que dar para aprender. No sé qué va a pasar con Buenos Muchachos mañana, hasta hoy está buenísimo: tenemos puteadas, nos llevamos bien, nos llevamos mal, nos va bien, nos va mal... yo qué sé, por ahora se autobanca, que eso es genial.

Nicolás Hidalgo

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2006 ... Se celebraba el segundo día del "Pilsen Rock 4" en el Parque de la Hispanidad de Durazno

Más efemérides de 2006
"...yo experimenté el tener clases de canto, cuando recién empecé, con personas que son excelentes cantantes, pero que como profesores no y que me estaban, hablando claro, en criollo, reventando la voz, reventando las cuerdas vocales".
Liese Lange, 30/06/2003
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”