SieteNotas

Odair Tabárez presenta “Ceros y Cruces”

1/2/2009

¿Qué otro título habías manejado para el disco y por qué se terminó llamando así?

En borrador, incontables, pero siempre persiguiendo plasmar la idea que sólo el definitivo traduce cabalmente. Podría decirse entonces que no hubo ningún otro.

A qué alude el título:

Pendiente y resuelto, expectativa y certeza, opuestos y complementarios: Ceros y Cruces. Dos conceptos tan básicos como antiguos dan nombre a esta obra. El Cero, anterior a la unidad, símbolo de lo latente y lo potencial y, en tanto figura circular, representativo de la unidad interior, coincidencia de principio y fin, eterno retorno. La Cruz, convergencia de lo terreno y lo espiritual, escalera que une ambos planos, peldaños que sostienen los pasos de esta antigua búsqueda, intento por intento.

El sendero recorrido y lo que resta por hacer, lo que alienta a seguir buscando. Y entre el origen y el destino, de la partida al arribo, la importancia superlativa del camino, donde cada final es un nuevo comienzo.

¿Qué vamos a escuchar?

Las catorce canciones que no podían faltar en este primer disco. También una variada paleta de ritmos, timbres y sonoridades. Un lenguaje musical con fuerte anclaje en el Candombe y la referencia insoslayable de la canción urbana, montevideana, sin perjuicio de la raíz folclórica, la influencia de la música afrocubana, el flamenco y la música popular brasilera.

Trascendiendo la descripción en términos meramente musicales, podría decirse que Ceros y Cruces es poderoso. Por la potencia de su sonido, limpiamente ejecutado por una banda que reúne varios de los mejores músicos del país, comprometidos todos ellos con la obra y con los objetivos de su creador. Por la solidez de su base rítmica. Porque no decae en ningún momento. Porque no permite al que lo escucha quedarse quieto en donde está. En cambio, lo empuja al movimiento, al baile, desafiando a la indiferencia. Pero por sobre todas las cosas, Ceros y Cruces puede llamarse poderoso por su avasallante poder de emocionar. Pega de lleno en el blanco, tocando las cuerdas que sólo suenan en lo más profundo de la sensibilidad. Busca y definitivamente halla esa profundidad. Y lo hace de la manera más franca. Recurriendo a la sinceridad y la alegría, con catorce canciones de amor escritas, compuestas y ejecutadas sin apelar a la cursilería o cualquier otro recurso desleal.

Amor a la música y a la vida.

¿Qué elemento o situación disparó la composición de los temas?

En este disco conviven canciones que tienen 15 años de vida y otras de la más reciente factura, y se me hace difícil establecer un registro claro de estos detonantes. Sin embargo, reconozco una suma de causas en el origen de las canciones, que obedecen a las cuestiones que me son especialmente importantes, trascendentes, sin dejar fuera de este proceso las situaciones coyunturales, puntuales. Con la disposición indicada, la inspiración propicia y suficiente trabajo, todas se harán presentes cuando ameriten ser comunicadas, contribuyendo al fin último y compromiso mayor de esta labor: provocar el encuentro música mediante.

¿Cuál es el corte de difusión y por qué?

Elegí tres tracks del disco (1, 2 y 3) que, aunque no completamente, abarcaran la paleta sonora, rítmica y estética que mejor ilustra su perfil, selección que no implica de ninguna manera una preferencia por estos tres en relación a los 11 restantes.

¿Cuáles son –en orden- los tres temas que más te gustan del disco y siguiendo ese orden cuál ocupa el último lugar?

Son catorce canciones y están en orden, pero no de preferencia. No está en mí hacer esta distinción, ya que he puesto tanto amor y dedicación en una como en otra. Todas tienen un lugar en el disco y una razón para formar parte de él. No hay ninguna de relleno, bien por el contrario, si algo ha caracterizado a este proyecto ha sido el extremo cuidado en cada uno de sus aspectos en cada una de sus etapas, donde nada ha quedado librado al azar. La preferencia por una u otra es algo que queda a consideración de quienes presten sus oídos, su atención y su sensibilidad para acercarse a estas canciones.

La última: ¿cuántas estrellas le darías? Fundamente su respuesta.

Una por cada uno de aquellos que participaron y aportaron su talento y su trabajo para finalmente dar a luz el trabajo con que pretendo llegar al corazón de otras personas.

Data

Artista:
Odair Tabárez
Título: Ceros y Cruces
Sello: Golero Peligro
Año: 2008
Arte: Raúl “Rana” García
Grabación: Estudio Triple eme, Agosto 2005-Setiembre 2007, Montevideo
Producción: Odair Tabárez
Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 1980 ... Nacía en Montevideo Rodrigo Vicente

Más efemérides de 1980
"Hace cuatro años teníamos prohibido tocar en Pocitos. El Centro Comunal y la 10ª no nos dejaban".
Andrés Burgueño (La Sangre de Veronika), 16/11/2000
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”