SieteNotas

Fernando Cabrera y Eduardo Darnauchans en Sala Zitarrosa

13/06/2002

sin perder el tiempo

De antemano uno ya sabía que el recital iba a funcionar, más allá del repertorio, más allá del público; cuando se juntan dos figuras de la talla de Fernando Cabrera y Eduardo Darnauchans sólo nos queda abrir los ojos, las orejas y disfrutar. Y así se dio desde principio a fin. La gente que llenó la Sala Zitarrosa se dejó llevar placenteramente por los temas que en forma alternada cantaron uno y otro.

Ellos dos casi no hablaron con el público, no dijeron con palabras ni “hola” ni “chau”, tampoco hicieron acotaciones sobre las canciones; no hacía falta. Cabrera se concentró en su guitarra, tocó con sutileza y cantó impecable, como siempre. Darnauchans fijaba la vista en el atril con las letras o miraba el vacío, cantó hondo; esa voz un poco gastada sigue conmoviendo, como siempre. El tercero en escena fue Alejandro Ferradás, que acompañó acertadamente con su guitarra, siendo el soporte sobrio de una propuesta acústica que dio protagonismo principal a las voces. Así, mansamente y sin adornos, se fueron yendo canciones nuevas y viejas como Mudanza, De Corrales a Tranqueras, Vientos del sur, El prisionero de la Parada 2, Nadie, Lisa se casó, Entre el micrófono y la penumbra, Por ejemplo, Canción 2 de San Gregorio, Como los desconsolados, Pandemonios, entre otras.

Hubo aplausos largos, sostenidos, sentidos; como un reconocimiento que iba más allá de esa noche en particular. La ovación de pie por parte de toda la Sala los hizo volver dos veces más a tocar bises; cada una de esas veces volvieron al escenario sin decir nada, como pidiendo permiso, tocaron, saludaron de pie junto a Ferradás y se fueron bajo una ola de aplausos y gritos. La hora y pico de recital pasó volando y todos nos fuimos llenos de canciones; Cabrera y Darnauchans lo lograron de nuevo.

Juan Castel

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 1970 ... Alfredo Zitarrosa escribía de un tirón "Chamarrita de los milicos" en un bar de Bvar. Artigas y 18 de Julio

Más efemérides de 1970
"En algún momento, la tecnología de hacer discos era muy cara. Hoy cualquiera, con una computadora y un par de parlantes en su cuartito, hace un disco si tiene suficientes buenas ideas, conceptos buenos, además de talento. Y eso ha puesto a todos en pie de igualdad. Si tenés la computadora igual que el gringo que produce a Britney Spears, entonces tenés que dejarte de joder.".
Juan Campodónico, 18/09/2002
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”