SieteNotas

No Te Va Gustar, quedarse a festejar

18/10/2002

En un momento en que todo el mundo se está yendo, ellos apostaron a quedarse y ganaron. También se la jugaron a presentar Este Fuerte Viento Que Sopla, su nuevo trabajo, en el Teatro de Verano y no sólo lo llenaron, sino que además brindaron un espectáculo formidable, demostrando que la popularidad puede ir de la mano de la calidad.

En esta nota Emiliano Brancciari (guitarra y voz) y Pablo Chamaco Abdala (batería), nos adelantan lo nuevo de No Te Va Gustar: hablan de los toques, del éxito, del optimismo y de la responsabilidad del arte para cambiar las cosas.

- ¿Cómo llegaron a fichar para Warner?

Chamaco:
El contacto directo fue Andrés Sanabria. Nosotros el primer disco lo sacamos independiente, que fue una producción asociada con Andrés. Él nos conectó con Alfonso Carbone y ahí se empezó a estudiar la posibilidad de grabar. Ahí nosotros la estudiamos internamente para ver qué era lo que más queríamos: si seguir siendo independientes o pasar a un sello, con los pro y los contra que tiene eso; o sea, podés ser independiente que te da mucha libertad y mucho manejo de todo, pero lo que más nos seducía de la propuesta de un sello multinacional era la posibilidad de llegar a otros lugares, otros países. Que vos ahí tenés la infraestructura del sello de tu lado, entonces es mucho más fácil que con un sello internacional tu disco esté en las bateas de las disquerías de La Paz en Bolivia, que si lo sacás independiente ¿entendés?... no es imposible pero es más difícil.

- Esos son los pro, ¿y las contras?

Chamaco:
En realidad, por suerte, nosotros no tuvimos contras graves; o sea, tuvimos libertad en toda la parte artística que era lo que más nos preocupaba a nosotros. A veces viste que las relaciones con los productores artísticos pueden llegar a ser un poquito complicadas, pero en ese sentido tuvimos absoluta libertad. Lo único, que no dependía de nosotros, era el tema de los plazos, que se atrasó un poco; pero todo bien, ahora estamos súper contentos.

- Mirándola de afuera me da la impresión de que a diferencia del disco anterior, en donde llevaron el estudio a una casa y que pudieron manejar los tiempos a su antojo, con esta grabación no pasó lo mismo.

Chamaco:
La diferencia fue que éste lo grabamos en un estudio en donde corría el taxímetro, digamos. Pero igual estuvimos al palo, súper rápido tuvo que ser todo, pero cómodos, en unas condiciones del carajo. Habíamos hecho una pre-producción súper exhaustiva: es un laburo súper detallado. El disco se grabó en cinta, o sea que no había pasibilidades de edición digital, entonces los temas tienen que estar manyados; y bueno, en ese sentido nos ayudó. Fue una presión a la que la banda por suerte reaccionó.

- ¿Y la pre-producción cuando comenzó?

Emiliano:
Yo creo que viene desde que salió el disco anterior, que ya estábamos preparando temas nuevos... desde antes capaz. Y ahora que se acercó el momento le entramos a dar más parejo: nos encerramos a ensayar mucho, a probar cosas, hasta que quedamos conformes y vimos que estábamos listos.

- ¿Fue bravo encarar este segundo CD luego del éxito del primero?

Emiliano:
No. Fue más que nada un incentivo y nos dio más ganas de hacer cosas.

- Lo que he notado en este trabajo es que hay diferencias de estilos entre tema y tema. ¿Ustedes lo ven así también?

Chamaco:
Es cierto que saltamos de una cosa a la otra, de un tema a otro. En el disco anterior también lo hacíamos, nada más que quizás lo hacíamos dentro de un solo tema: de repente en un mismo tema pasábamos de una intro rockera a una estrofa con reggae y un estribo salsero, o sea, íbamos cambiando. Y este disco, es verdad, hay géneros nuevos: hay una chacarera por ahí, hay una murga –que nosotros nunca habíamos tocado-, pero la diferencia es que la canción que es rock, es rock del principio al final. Igual es lo que te digo: la variedad de ritmos siempre la mantuvimos; desde que estamos conformados, con los integrantes que somos, es todo muy dispar, y eso en el producto final lo escuchás, es una mezcla.

- Últimamente los grupos de rock se están volcando a la murga, ¿ustedes por qué lo hicieron?

Emiliano:
Lo hubiéramos hecho antes pero no estábamos prontos, simplemente por eso.

Chamaco: O no vino antes...

Emiliano: Claro. Esto es muy natural: nuestra forma de componer, nuestra forma de elegir los temas, los estilos... es muy natural. Si tenemos ganas lo tocamos, si no, no. No pensamos si en el momento que salga el disco eso va a servir para vender más o lo que sea. A nosotros nos viene un estilo o ritmo a la cabeza y si lo podemos tocar o podemos hacer lo posible para tocarlo, y nos gusta, vamo’a darle, si no, quedará para otro momento.

- La canción La Única Voz la hiciste para tu vieja ¿no?

Emiliano:
Sí. Es un tema de agradecimiento, que es preferible hacerlo ahora que está viva, que hacerlo después. Si yo le quiero agradecer ahora, lo hago, no tengo que esperar a que le pase algo malo para darme cuenta de lo que quiero a mi madre y lo que le estoy agradecido.

- Y el tema Cómo Brillaba Tu Alma, ¿está dedicado a alguien en especial?

Emiliano:
No, en especial no. Está dedicada a muchas personas, a mucha gente que te va defraudando ¿no?

- ¿Quedaron muchos temas afuera de este disco?

Emiliano:
No, no tantos en realidad. O sea, nosotros ya lo teníamos armado, grabamos un demo hace un año y pico, que es casi igual al disco, con los mismos temas.

Chamaco: Quedaron afuera algunos temas nuevitos, nuevitos. Y ahora han aparecido más, por suerte, que están buenísimos. Pero no, no tuvimos que hacer una selección entre cuarenta temas por ejemplo.

Emiliano: Claro, los temas que quedan afuera, ya van quedando antes afuera. Los ensayábamos y de repente ya decíamos: “No, este no va”. Cuando llegamos al disco tenemos en vista el proyecto que queremos y tratamos de llegar a eso. No dejamos para último momento la elección de los temas; se va dando sólo.

- ¿Por qué la frase Este Fuerte Viento Que Sopla, del tema Te Quiero Más, para darle nombre al disco?

Chamaco:
Mirá, lo que trasmite el nombre del disco es un concepto que la banda tenía ganas de trasmitir, que es un poco las ganas que teníamos nosotros de contagiar a la gente y a nosotros también. De que bueno, de que está todo hecho paté pero va haber movimiento, para algún lado se va a tener que cambiar esto, no sabemos cómo –yo creo que nadie sabe muy bien cómo, ni por dónde es la vía, digamos-, pero sí tiene que haber algo que cambie las cosas.

Emiliano: Y hay un poco de optimismo que para nosotros es fundamental. Si querés cambiar algo, si no tenés optimismo no lo vas a cambiar. Es todo eso ¿viste?; es movimiento, frescura, rebeldía, pero con optimismo de que se puede.

- ¿Y se puede?

Chamaco:
Yo creo que se puede sí. Nada más hay que tomar conciencia de que depende de nosotros, o sea, de nuestra generación. No quiere decir que otras generaciones no lo puedan hacer, pero nuestra generación muchas veces piensa que está afuera, que en realidad eso ya pasó y no se va a poder cambiar. Lo que hace más difícil un cambio real en la estructura es pensar que nosotros no podemos, que no depende de nosotros.

Emiliano: Creo que la juventud se está involucrando más en todo, más que hace unos añitos, en donde era todo más fácil. Y bueno, ahora se puso bravo y mucha gente está tomando conciencia de que si no se mete a hacer algo, la cosa no cambia: no va venir ningún político a cambiarte nada.

Chamaco: Además hay una cosa que es importante y que hay que entender, y es que desde el palo de cada uno se produce el cambio: ya sea laburando desde una oficina catorce horas por día, en un taxi, tocando en una banda, pintando un cuadro o cortando el pasto ¿entendés? No importa desde dónde, lo que importa es tomar conciencia de que depende de vos.

- ¿Ustedes han notado ese cambio de mentalidad en otras bandas?

Emiliano:
Yo no sé si las bandas cambiaron de mentalidad, yo creo que esa mentalidad ya estaba. El tema es que la gente le empezó a dar bola; no digo que antes no hubiera de esa gente, quiero decir que es más masivo todo porque la juventud y el resto están buscando contenidos ¿viste?, ya no es tanto el envase sino ver qué hay detrás de esto.

Chamaco: Eso por un lado, y además el descreimiento brutal que hay en toda la clase política. Es muy difícil confiar y sentirse respaldado o identificado con alguien. Yo creo que ahí el arte en general, en cualquiera de sus ramas, pasa a ocupar un lugar un poco más importante, más protagonista. Porque vos ahí necesitás creerle a alguien, y el arte, si hay una cosa que tiene, es sinceridad. Sale de adentro, no sale de otro lugar.

Emiliano: Hay negocios como en todos lados, existe de todo, pero en este país, lo que hace el artista es por amor al arte.

Chamaco: Y decís lo que tenés ganas de decir. No te callás cosas. No pensamos: “Si decimos esto capaz que es una cagada porque vendemos menos discos...”, no. O sea, decimos lo que tenemos ganas de decir, y si gusta muchísimo mejor, y si no gusta... qué sé yo. Pero no vamos a cambiar nuestra propuesta por las leyes del mercado, que es lo que hace la clase política a diario.

- ¿Los agarró de sorpresa el éxito del primer disco?

Emiliano:
No sé... sí, nos agarró de sorpresa que se hiciera masivo ¿no? Puede ser eso de que lo soñás, pero no estás todo el tiempo pensando que te va a pasar; pero lo disfrutamos mucho. Que la gente escuche lo que vos tenés para decirle es lo que el artista más desea, y a nosotros se nos dio y disfrutamos de eso, nada más. O sea, no sé si lo esperábamos, pero desde el momento que vos hacés algo que a vos te gusta, esperás que a alguien le gusté también. Por suerte se dio que no sólo nos gustaba a nosotros, pero no fue algo que lo tuviéramos muy en mente.

Chamaco: Obviamente siempre que sacás un disco, o lo que sea, esperás que le vaya bien, pero no fue que teníamos súper claro lo que iba a pasar.

Emiliano: Nosotros sacamos el disco independiente primero, y con quinientos discos que vendiéramos estábamos chochos de la vida; era un número que cualquier artista de este país estaría chocho de la vida... y nosotros vendimos cinco mil y pico y no lo podemos creer.

Chamaco: Más en este momento que las copias abundan.

- Y más tomando en cuenta que es un primer disco.

Emiliano:
Sin apoyo de un sello...

Chamaco: Nosotros lo que hicimos fue apostar muchísimo, pero muchísimo, a los toques en vivo: fue nuestra principal campaña de difusión. Están los clips también, que tenemos la suerte de tener al lado a Santiago (Svirsky) y eso facilitó mucho la parte audiovisual. Pero en realidad como política de banda, así, fue tocar, tocar y tocar... Se notó, este año preferimos salir un poco y dejar descansar a la gente, y dedicarnos más al Interior que no habíamos tocado mucho.

- ¿Y en el Interior cómo les fue?

Emiliano:
Bien, lindísimo; eso sí fue una sorpresa. De ir a lugares que están lejísimos y ver gente que está cantando tus temas es muy raro, porque una cosa es cuando arrancamos, que tocábamos en un bolichito y llamábamos por teléfono a nuestros amigos para que fueran ¿me entendés?, hasta que en Montevideo ya iba mucha gente desconocida. Pero imaginate hacer trescientos kilómetros o... ¿no sé cuánto hay a Artigas?

Chamaco: Seiscientos. Obviamente si un boliche en el Interior te llama es porque la gente lo está pidiendo. Entonces que te llamen de un lugar que está a trescientos kilómetros o cuatrocientos o seiscientos... aparte lugares que a veces no están muy bien; entonces es todo un esfuerzo que nosotros lo valoramos muchísimo.

- ¿Le dan pelota a lo que aparece sobre el grupo en los medios?

Emiliano:
Como darle pelota le das. Te gusta ver qué piensa otro de lo que vos hacés. Pero no nos interfiere para nada en lo que hacemos: nos pueden decir que está buenísimo o que es pésimo, pero realmente lo que nos importa es lo que nos parece a nosotros y al público, nada más.

- Alguna vez dijeron que ustedes eran esencialmente una banda de amigos, que no le daban importancia a si eran buenos músicos...

Chamaco:
Es que nosotros... por ejemplo: nosotros dos nos conocemos desde primero de liceo. Y a Mateo (Moreno) lo conocemos desde tercero o cuarto de liceo, lo mismo al Japo (Gonzalo Castex)... o sea, desde muy guachos somos muy amigos, y eso en la banda como que se intensificó mucho. Y los que se han sumado un poco después han captado esto. Hay veces que cuando no funciona la parte humana, esto no funciona.

Emiliano: Y a medida que te vas conociendo vas viviendo mucho más intensamente todo. Desde cuando te va bien, hasta cuando le pasa a alguno algo malo: lo vivimos todos y lo sentimos todos. Como que estamos más unidos que nunca ahora.

- Entonces los músicos que se fueron, ¿fue porque no servían en la parte humana?

Emiliano:
No, para nada. Se fueron porque tenían que hacer otras cosas que de repente les consumía mucho tiempo...

Chamaco: Claro, porque la banda en un momento pasó a necesitar dedicación exclusiva por parte nuestra, y eso está bueno que sea justo, no que haya tres o cuatro que se rompan el orto y los demás lo tomen como un hobby. Eso como que hubo un antes y un después. Y yo creo que el antes y después real, real, fue cuando empezó el laburo concreto con el disco. Ahí fue el antes y el después en algunas cosas de ese tipo.

Emiliano: En ningún momento dijimos: “Andate”, o lo que sea, fue: “Mirá, el trabajo va a ser así, la banda necesita dedicación, necesita tal cosa, tal cosa y tal otra. El que no pueda, que nos avise ahora y dé un paso al costado para bien de sí mismo y de la banda”. Por suerte siempre estuvimos laburando con gente muy madura que se dio cuenta de las cosas y comprendió esto.

- Solo De Noche fue un éxito en todo sentido; son una de las bandas más populares de todo el Uruguay; ahora firmaron para un sello internacional; ¿qué más les falta hacer?

Emiliano:
No sé qué nos falta. Porque nosotros nos ponemos metas cortas, llegables. Pero creo que sí tenemos una meta, que está desde el principio y va a seguir estando, la estamos cumpliendo: es viajar, ya sea al Interior o a donde sea juntos, conocer gente y lugares gracias a lo que nos gusta hacer. Eso es una de las cosas más importantes que tenemos.

- ¿Qué esperan de Este Fuerte Viento Que Sopla?

Emiliano:
Esperar... ya logramos lo que esperábamos, que era estar conformes con el disco; y estamos muy conformes. A partir de ahora el tiempo dirá si al público le agrada o no, como el tiempo decidió con el disco anterior. Por nuestra parte estamos muy conformes.

Chamaco: Hay una cosa que nos gustaría mucho y es que el disco ayude al que pueda y como sea. Es un momento que cualquier cosa que te ayude a tirar para adelante sirve. Con que el disco cumpla con esa función sería alucinante.

Nicolás Hidalgo

Comentarios
02/05/2014 | Contacto
en breve, agregaremos nuevos temas
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2005 ... Aplanadora presentaba "Tributo a Black Sabbath" en BJ Bar

Más efemérides de 2005
"...gracias a los medios importamos la violencia estúpida callejera, el mangueo, la mediocridad mental, la autodestrucción por droga barata, la barra brava, todos síntomas de estupidez".
Juan Bervejillo (La Chancha) , 16/06/2000
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”