SieteNotas

Guatusi, alquimistas a la uruguaya

01/01/2005

Guatusi nació de una casualidad y a partir de ese momento todo siguió esa misma línea. Se puede definir como una patada en el pecho y el sabor que deja en la boca puede ser dulce o amargo, pero no es fácil de olvidar. Las letras son fuertes y directas, la voz lineal, la melodía de los instrumentos un juego que se retroalimenta con el entorno. Guatusi no es una banda de rock, es rock. Guatusi no son cinco músicos arriba de un escenario, es un escenario abierto para todos los que tengan "algo" y se quieran subir. Guatusi no es una propuesta musical, es energía transformada en música sin previa planificación. 

Martes 21, 14:00 horas, Rivera y Requena. La cita con Guatusi había sido fijada de antemano bajo el consentimiento de sus integrantes y ahí estaba yo, puntual pero bastante desorientada, buscando la numeración del edificio. De repente y para mi sorpresa veo una cara conocida. Era Paco Pintos, bajista de Guatusi, a quien ya ubicaba por La Triple Nelson, banda con la que el señor también comparte sus habilidades musicales. Creí que el encuentro había sido casual -¿Hasta qué punto puede llegar mi distracción?- porque Raúl “El Pelado” González, vocalista de Guatusi y con quien coordiné la entrevista, no había mencionado la participación de Paco en la ocasión. 

A los pocos minutos cae “El Pelado” y avisa que Diego Varela, guitarrista de Guatusi y también bajista de La Tabaré, iba a llegar 14:30. Al principio no me preocupé demasiado, de última podíamos empezar sin él. Después de un buen rato me di cuenta de que Diego era el dueño de casa y que si él no llegaba no teníamos dónde hacer la nota. Eran las 15:00 y el pibe no había dado señales de vida, así que decidimos recorrer el barrio en busca de un barsucho tranquilo para intercambiar ideas. Más tarde mientras la conversación fluía, entendí el por qué de esta historia y, sobre todo, lo que es sentirse Guatusi.

¿Ustedes se sienten Guatusi?

Pelado: Totalmente.

¿Qué es sentirse Guatusi?

Paco: Es la imprevisión total, sin plan y cuando tenés algo planeado sale otra cosa. Eso es Guatusi.

Pelado: A veces llegás al mismo resultado por otro lado no planificado, sin previsión. Una cosa hecha a lo Guatusi, a las patadas. Por ejemplo lo que acaba de pasar contigo: íbamos a hacer la entrevista en la casa de Diego, te íbamos a recibir de otra manera y no está ni el dueño de casa... tuvimos que salir a buscar otro lugar. La nota va a salir... pero a lo Guatusi. No podés escaparte. Aunque uno quiera salir de eso, llega el otro o no llega y te hace sentir que sos Guatusi. Es como vergüenza ajena pero es nuestra.

Entonces no es algo que tiene que ver estrictamente con la banda…

Pelado: Es como la personalidad de la banda, el espíritu, el alma que hace que las cosas sean así. Por ejemplo en el último toque en la carpa de la IMM, por parte de la banda habíamos hecho las cosas bien y programamos un show muy sólido, pero a último momento el Dj invitado para abrir el espectáculo a las nueve, no tenía las bandejas. Se las prometieron para las cinco de la tarde, pero eran las ocho y media y no llegaban porque el tipo que las tenía se mamó el día anterior y apagó el celular y no hubo modo; el Dj tuvo que vivir el vértigo de conseguir equipo de la nada y subir sin probar: lo mismo pasó con el cañón proyector, el pibe probó todo el día antes y esa tarde se le quemó la lámpara... Nosotros lo llamamos "el efecto Guatusi", nos da gracia conocerlo y saber que muchas veces aparece.

Ustedes en una nota hablan de un “concepto Guatusi” que va más allá de la banda propiamente dicha. ¿Tiene que ver con este sentirse Guatusi?

Pelado: Aca no hay casi apoyo para el arte y si no tenés guita hay que hacer malabarismo. Y creo que el concepto es que se pueden llegar a hacer muy buenas cosas, pero a la uruguaya, o a lo Guatusi. Es la uruguayes, aunque pasa en varios lados "lo atamo con alambre", dice Copani. Guatusi te lleva a hacer malabares. Nosotros siempre decimos que todo se complica y todo se destapa a último momento… sino mirá…


Me doy vuelta y veo entrar a Diego Varela, muy tranquilo, pide perdón por la demora y se sienta a la mesa con nosotros


Pelado: El concepto es ese del que te hablé y la idea es englobar distintos artistas alrededor de Guatusi.

¿Englobar en qué sentido?

Paco: Juntarlos. Nosotros somos una banda de rock pero no queremos que sea sólo eso. La idea es empezar a juntar gente que aporte, que la banda sea una cosa más dentro de un montón de cosas que tiene alrededor. Por ejemplo en la página web se van a exponer cuadros…

Diego: Se va a hacer como todo un movimiento cultural underground alrededor de Guatusi.

Entonces la idea sería que en sus presentaciones aparezcan siempre otros artistas…

Pelado: La idea es que vos veas otra gente que hace arte: fotógrafos, escultores, pintores… Gente que de repente no es súper destacada o súper producida pero hace cosas buenas y es Guatusi en determinadas formas. La primera y única presentación que hicimos así fue la de la carpa de la IMM. Hubo bastantes invitados y gente que no tenía nada que ver con la música: el caramelero y las chicas de las telas. Ahora tenemos por frente la última presentación del año y la vamos a hacer con el caramelero de nuevo; fue algo que quedó muy grabado en la gente. El tipo hace una especie de humor, que es arte, pero lo hace en un ómnibus vendiendo caramelos. Eso para nosotros es re Guatusi y hacemos un tema con él que se llama “Caramelos Ácidos”, el tipo sube y vende caramelos con un diálogo súper urbano y la banda de fondo, tiramos un montón de caramelos al público, es un momento muy distendido y a la vez se unen las artes.

Paco: También estaba el loco del proyector que pasaba unas películas viejas en 35mm…

Pelado: Incluso el Dj que pasaba música electrónica no tenía nada que ver con el rock.

¿Pero fue una presentación armada?

Pelado: Sí, todo armado. Cada uno participó en su lugar.

¿Y cómo consiguen que esa gente participe?

Pelado: Nosotros le pedimos y tratamos de darles algo a cambio. El caramelero nunca nos pidió nada, pero lo hicimos ir a un ensayo, lo hicimos ir a tocar a la hora que el tipo vendía caramelos, lo sacamos de su laburo y bueno, tratamos de darle un viático. Pero en general toda la gente que participa con nosotros lo hace de onda y nosotros tampoco nos llenamos los bolsillos de guita. Si un día eso sucede también sucederá que los tipos cobren y que ganemos todos. Por ahora nadie gana con Guatusi. Estamos en el despegue.

Diego: Hasta ahora todo lo que hemos logrado lo hemos logrado contagiando a gente que tiene mucha capacidad de realizar cosas, porque yo creo que acá en Uruguay sobra la capacidad, y esa fuerza es la que llevó a que saliera un video de Guatusi, hecho por alguien que dijo: “Yo quiero hacer esto”. Hoy por hoy es difícil pedirle cosas de onda a la gente porque tiene que vivir… Y en Guatusi todo se ha dado por ese contagio.

Paco: La página web también. Apareció un loco que nos quería hacer una página y le dijimos que la hiciera y no pensamos que iba a quedar tan buena como está quedando. El otro día en la carpa otro flaco trajo un equipo de filmación entero… Es toda gente que se va sumando.

¿Eso tiene que ver con lo que ustedes llaman “La Tribu Guatusi”?

Pelado: Es un poco eso. Es la tribu que se va juntando de a poco entre el público, la banda…

Diego: Creo que la forma en que van rodando las cosas con Guatusi es a través de la reciprocidad. Nosotros este año con la plata de todos los toques que hicimos podríamos haber decidido encerrarnos en un estudio a grabar un disco, como hacen la mayoría de las bandas, pero preferimos hacer discos con temas que ya teníamos grabados, una especie de EP con cuatro temas, tapas de papel reciclado; y en lugar de venderlos los regalamos. Entonces el dinero que alguien pagó en una entrada para ir a ver a Guatusi vuelve. O sea, alguien pagó esa entrada, entonces otra persona en otro lugar de la ciudad va a recibir un disco. Y eso creo que para la gente es algo súper simpático, que venga alguien y te diga: “Quiero compartir esto contigo”.

Pelado: En la carpa se regalaron 35 discos a personas que los ganaron a través de un programa radial, por el mismo programa y en la calle mismo ya habíamos regalado más de 100. El show mismo de la carpa fue una retribución a la gente, costó mucha guita montar eso y fue gratuito al público. Como dijo Diego, juntamos dinero de otros toques, pero mucho se pidió prestado y se está pagando como se pueda. De todos modos fue un show para toda la tribu de la cual somos parte.

Diego: La idea es un poco que si vos de alguna manera te identificás con esto que estamos construyendo, mañana me decís: “Yo pinto” y capaz que podés hacer las tapas de los discos de Guatusi...

Pelado: Que uno se pueda expresar a través de Guatusi o junto con Guatusi… Que vos puedas ser Guatusi.

Más allá de toda esa presentación con invitados que gira en torno a Guatusi, ¿cómo es la puesta en escena de ustedes cinco como banda?

Pelado: La puesta en escena de Guatusi es fuerte, llamativa.

Paco: Todo parte de la música y la música que hacemos tiene mucho peso en la forma de tocar. Hay muchos riffs, hay muchos grooves contundentes y las letras del Pelado son poderosas. No habla de las ventanitas, habla de cosas de su vida que también son bastante pesadas y eso crea un clima muy denso a raíz de lo que se forma todo lo otro. Pero nosotros dejamos las cosas un poco libradas al azar para que alguien las revuelva y les de forma. Somos como instrumentos de algo que puede pasar… Si pasa buenísimo y si no pasa se pudre todo. Pero por lo general siempre nos ayuda algo… El espíritu ese.

Raúl, ¿Crees que la imagen tuya como frontman, parado sin una pierna en el escenario, connota algo para el público?

Pelado: Sí, sí. Todo lo que decía Paco de las letras y de la música también va acompañado de la imagen visual de que vos ves a un tipo que le falta una gamba y que no es lo más común. También es algo psicológico. Es como ir parado en un ómnibus: viaja mucha gente parada en un ómnibus pero si yo viajo parado la gente tiene otra reacción… Y hay muchos cantantes, pero si yo canto la gente también tiene ese shock porque no está acostumbrada.

¿A vos eso te genera algún tipo de incomodidad?

Pelado: No, no me genera incomodidad. Yo ya me olvidé de que me falta una pata. A mí me cortaron la pierna a los 11 años, tengo 33, o sea que hace más tiempo que estoy así sin pierna… Para mí es común y no le doy bola, ya no lo llevo conmigo. Yo hago lo que tengo que hacer. Entonces no me molesta. Pero siempre cuido un poco que no sea eso solo, que la gente no se concentre en eso. Entonces trato de decir cosas con las letras, porque sino sería solamente algo que vos ves una vez y después ya está. Ves a un loco que hace dos piruetas, canta o pega un par de saltos y terminó. Creo que Guatusi no es solo eso. Es verdad que eso da una imagen de fuerza y Guatusi creo que se define así: es fuerte en la imagen, es fuerte en la música, es mucha fuerza para adelante. La primera puesta en escena de la banda es que al cantante le falta una pierna. Incluso es como un logotipo. Eso no te lo olvidás más, es bastante efectivo y juega a favor de nosotros. Pero hay muchas otras cosas. Esa es una.

¿El hecho de que sus canciones tengan poca melodía tiene que ver con esa fuerza que quieren trasmitir?

Pelado: Las letras las compongo hasta ahora yo y me concentro más en lo que estoy diciendo que en la melodía que puedo usar para que a vos te agrade. La música tiene ciertos rumbos por donde vos vas y sabés que te va a ir bien. Por ejemplo, si vos hacés un estribillo lindo te va a ir bárbaro. Yo como que descompongo eso, no le doy bola. En primer lugar porque los conocimientos míos de música son bastante limitados. Nunca me interesó hacer una línea melódica y no sé si la podría hacer. Yo más bien compongo poéticamente y que ellos arreglen el resto. Incluso hay cosas que se me van y ellos me tienen que guiar para que quede armado. Yo entonces parto principalmente de lo que digo y no de cómo lo digo. Me interesa decir las cosas y no que haya una línea melódica que acompañe eso. Ellos igual son músicos que hace años que están en el palo y entre las dos cosas se genera lo que es la música de Guatusi.

Paco: La gente siempre identifica la melodía con la voz, pero por ejemplo en Guatusi la forma de tocar la batería de Santiago es muy melódica. Son melodías que a veces yo las acompaño con el bajo…

Pelado: Lo que hace Diego con la guitarra es realmente melódico y muy agradable.

Paco: Aparte creo que con ese juego que tiene Niko en la otra viola se forma toda una cosa atrás que aunque lo del Pelado sea lineal… Él a la vez precisa esa linealidad para decir las cosas de una forma más directa.

Diego: Claro, por ahí si tuviéramos melodías más dulces el lenguaje no sería tan directo y no sería lo que nosotros queremos expresar, que es justamente esa dirección sin ninguna vuelta, que el mensaje llegue al centro y que no se desvíe.

Pelado: A mí me pasa también que estoy diciendo cosas que no las puedo decir con una melodía porque no me las creo. Si yo te digo que perdiste y te lo digo súper lindo no me lo vas a creer… Ni que perdiste, ni que te fue mal, ni que a todo el mundo le pasa eso… Trato de decirlo lo más lindo que puedo…

A mí esa linealidad en la melodía cantada me hace acordar a Sumo… Creo que Guatusi tiene mucho de Sumo...

Pelado: El otro día Tabaré Rivero fue la primera vez que participó con nosotros cantando y dijo que somos Sumo del 2005. Lo mismo dijo Kairo. Y musicalmente las dos bandas no tienen nada que ver. Sumo hacía mucho reggae, tenía un saxo bastante determinante, Luca cantaba muchas letras en inglés… Yo creo que lo que pasa es que quedó un vacío que es de actitud, un concepto de rock, así con sólo cuatro letras, que pasa por la actitud. Lo único que puede tener esta banda es la actitud Sumo… 

Diego: Pero es verdad, a mucha gente le recuerda a Sumo. Debe ser por lo directo también

Pelado: Unos porteños que nos vieron en la Pedrera nos dijeron que desde Sumo no habían visto algo como esto. Eso a nosotros nos halaga. Tampoco queremos ser Sumo ni nada, pero si la gente ve esa actitud en Guatusi es como muy grande… No sé si eso se lo dicen a los Divididos... Pero a Guatusi sí (Risas).

En cuanto a las letras, ¿las historias son reales?

Pelado: Son todas historias reales. Yo lo único que hago es escribir las cosas que pasan. Por un lado son sentimientos y por el otro son hechos. Por ejemplo, “Todo muy claro” dice: “Hoy vi nacer una flor y vi caer un árbol”. Ese día habíamos ido con Paco al nacimiento del hijo del primer guitarrista que tuvo Guatusi y después nos fuimos a tomar una copa al bar de una persona amiga del barrio, y ese tipo que era como un ícono barrial por los años que estaba en el boliche, había fallecido ese mismo día. Entonces arrancamos para el velorio…ahí te das cuenta que la vida es un ciclo maravilloso y a la vez un poco oscuro.

La letra de “Desatornillado” dice: “A mi vieja la apretó una serpiente, a mi abuelo lo corrió un elefante”; ¿real?

Pelado: Sí. Ese estribillo es real. La jefa de un laburo mío me contó que la mamá y el abuelo trabajaban en el circo y que una vez a la mamá que era la encantadora de serpientes, la serpiente de esas constrictoras la apretó mismo; y al abuelo que no sé que mierda andaría haciendo con el elefante, el bicho se enojó y empezó a correr al viejo ¿entendés? Cuando me lo contó yo quedé así como vos: ¿Qué me está diciendo? Pero son cosas que están ahí, yo saco las letras de lo que está "ahí", adentro o afuera de uno.

Da la sensación de que las letras de Guatusi son muy oscuras…

Pelado: Las letras de Guatusi aparentan ser oscuras por ciertas cosas que dicen, pero en realidad no lo son. Todas te muestran la salida. Aparte en ninguna digo: “Todo esto es una mierda”, pero lo más que puedo hacer es mostrar la realidad.

Diego: Yo creo también que todos los que formamos parte de Guatusi no estamos en un plan rock para adolescentes, lo que pasa con muchas bandas uruguayas que ahora tienen éxito. O sea, cada uno ya vivió su historia. La otra vez, hablando con el Pelado, llegamos a la conclusión de que la vida es como un tablero de ajedrez. Por ahí cuando vos tenés 16, 17, 18 o 20 años tenés todas las fichas de ese tablero imaginario, pero a nosotros que ya vivimos algunas cosas, nos faltan fichas. Entonces nos damos cuenta de que la vida tiene cosas súper buenas, pero también tiene la otra parte y siempre está ese equilibrio de lo bueno y lo malo, que capaz cuando vos sos más nene no te das cuenta de que todo ese lado oscuro también existe y que toda esa luz también está.

Pelado: Todo vive adentro tuyo, la luz y la oscuridad. Depende de uno equilibrar eso y no tapar todas las ventanitas con facitos, con merca y no dejar ningún agujerito… Y nosotros lo vamos viviendo porque ninguno de nosotros está super luminoso. Al contrario: por ahí brilla uno y después el otro se oscurece y entre todos vamos viviendo…

Diego: También cuando los integrantes de Guatusi nos encontramos estábamos todos en una situación de vida súper fuerte. Todos habíamos perdido algún pedazo. Yo justo estaba perdiendo a mi viejo, Santiago había tenido que sufrir el suicidio de un hermano, el Pelado venía de una historia oscura… Y a partir de toda esa oscuridad tratamos de hacer luz, que la energía se transformara para hacer algo. Y creo que de todo eso quedó un lenguaje súper fuerte y directo. Cuando vos vas a ver a Guatusi es una patada en el pecho. No fuiste a ver una banda más o fuiste a ver al pibe que se hace el malo. Creo que lo que rescatás de Guatusi es la realidad. Cuando escuchás a Santiago tocando la batería y al volumen que la toca es porque de algún lado él transforma ese dolor en swing.

Pelado: Somos alquimistas: transformamos el plomo en oro.

¿Por qué hay algunas letras en portugués?

Pelado: Porque yo estuve dos años en Brasil… Estuve preso dos años en Brasil. Esa fue la alquimia más grande que yo hice… En ese lapso y en esa oscuridad, porque las condiciones eran bravas… Súper aislado en una cárcel en el medio de la selva… Ahí fue el mayor cambio de todos, el cambio de lo que uno tiene adentro mal… O sea, me podrían haber ocurrido dos cosas en ese momento: o seguir en el retorcimiento o tratar de revertirlo… Yo traté de revertir y de transformar todo eso en luz.

¿Estabas preso injustamente?

Pelado: No, súper justamente… Y gracias a Dios. Fue lo mejor que me pasó. Son de las cosas que parecen malas en un principio pero después que las pasás decís: "Menos mal que esto me sucedió sino…".

El hecho de que las letras de Guatusi no sean fáciles de entender si uno no las contextualiza, ¿creen que es positivo o negativo?

Pelado: Lo que pasa es que yo las entiendo todas pero me ha pasado con el público y hasta con ellos -los demás integrantes de Guatusi- que están al lado mío y que a veces saben un poco cuál es la historia, que me comentan algo de la letra que no es lo que yo había querido decir y que a veces está mejor interpretado.

Diego: Son como disparadores de imaginación y creo que dentro de esos disparadores hay una línea. Mucha gente que ha luchado por sus cosas y no las ha conseguido del todo o se ha caído más de una vez y ha empezado de nuevo se siente identificada… Me parece que Guatusi es la historia del sacrificio también…

Pelado: Las letras de Guatusi hablan de cada uno porque yo creo que en realidad a vos te pasan las mismas cosas que a mí, las mismas que le pasan a él y que le pasan al otro. Yo lo veo así. El escenario es distinto y la actuación es distinta, pero en el fondo es lo mismo. Te van a pasar cosas buenas, te van a pasar cosas malas, el que no tiene una cosa tiene la otra… Y todos tenemos que vivir; ese es el gran escenario hasta que nos vamos. Las letras parten de un sentimiento que es real. Ese sentimiento siempre va a estar, en lo que yo digo y en lo que ellos tocan. Después cómo lo dijiste es otra cosa, pero el sentimiento es lo que capta la gente en el fondo, más allá de que se quede pensando con la cabeza en la letra. Capaz que no la entendés mucho, pero algo igual te llega.

Diego: Creo que pasaba un poco lo mismo con los Redondos de Ricota. Las letras de ellos son poesías súper buenas, o sea, tienen una carga súper grossa intelectualmente hablando. ¿Pero qué pasaba con ese disparador? Nadie le decía a la gente: “Vamos a destruir todo”. Yo hace poquito tuve la oportunidad de hablar con el Semilla Bucharelli, que era el bajista de los Redondos, y le pregunté por qué se había desarmado todo eso tan grandioso y él me dijo que era por el boomerang de mandar algo tan poderoso a la gente. Uno de pronto no es consciente de lo que puede llegar a generar con el idioma que está trazando… Nosotros por ahora venimos bien…

Pelado: Todo lo que está volviendo es buena onda de la gente.

Viviana Scirgalea

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2012 ... Juan Pablo Chapital adelantaba temas de "En construcción" en Espacio G

Más efemérides de 2012
"...a mí no me gusta hacer esperar a la gente, por eso hablo rápido, por eso las canciones son cortas. No quiero que nadie me espere, a no ser que esa persona esté disfrutando mucho de estar conmigo. Es el tipo de intercambio de comunicación".
Max Capote, 31/03/2007
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”