SieteNotas

Nada Que Hacer, pesados, rápidos y frágiles

24/02/2004

Ya grabaron tres discos en forma totalmente independiente y ahora publican su cuarto trabajo a través del sello Koala. El CD se titula "Frágil" y en la semana de turismo lo presentan en Chile en donde el grupo tiene unos cuantos adeptos.

Antes de partir para el país trasandino y mientras esperamos que el Sapo (bajo) llegue del dentista, hablamos con Nacho (guitarra y voz), Héctor (guitarra y voz) y Martín (batería) de su proyecto como banda, de sus influencias y de Britney Spears.

 
¿Cuándo empezaron a grabar "Frágil"?

Nacho: En agosto de 2003 empezamos la grabación del disco. Ya antes habíamos hecho la preproducción para ver cómo iba a ser. Pero la grabación empezó en agosto de 2003.

¿Y lo terminaron en... ?

Martín: Setiembre. Dos meses nomás. Demoró poco la grabación porque como veníamos ensayando pila y ya teníamos todo bien armado; era grabar y chau.

¿Quedaron conformes con el CD?

Martín: Sí, quedó bueno. Con cada disco siempre hay algo nuevo, como que vamos mejorando, o sea vamos corrigiendo errores anteriores. Hasta ahora hemos quedado conformes.

¿En qué se diferencia "Frágil" de sus tres discos anteriores?

Nacho: Este disco cerró un poco todo lo anterior: mantuvo por ahí la calidad de sonido del disco anterior, obviamente lo mejoramos, y por ahí el disco anterior era más musical, con más arreglos. Este es un poco más simple, más parecido al "Haciendo Pie". No es tan matemático este CD, sino con melodías más pegadizas, temas menos complicados. El tema de las letras de las canciones también: si bien las letras nunca son totalmente directas, esta vez son un poco más entendibles, más fáciles.

Martín: Aparte no sé si fue un error, pero lo que hicimos en el "Búnker de Ideas" fue que venía el tema –en realidad el que compone la mayoría de las canciones es Nacho-, empezábamos a meterle arreglos y llegaba un momento que decíamos: "bueno, este es el tema, vamos a empezar a sacar arreglos" (risas). Esta vez venía el tema, lo armábamos, nos gustaba y así quedaba. O sea se podría agregar alguna cosa, pero tratábamos de que fuera bastante rápido el tema de componerlo, arreglarlo y que quedara, no buscarle mucho la vuelta.

Nacho: Algo más crudo, más directo.

¿Ya habían pensado esto o fue saliendo en el momento?

Nacho: Salió. En ningún momento y para ningún disco dijimos: "vamos a hacer algo así", para este disco tampoco. O sea fue saliendo… También, a medida que fueron saliendo los temas –los temas no salieron los once juntos-, nos fuimos dando cuenta de que estábamos logrando algo más simple y a partir de ahí el resto de los temas se fueron haciendo acorde a lo que teníamos.

Héctor: Aclaramos que en el disco anterior también habíamos hecho lo mismo.

Martín: Después cuando escuchamos el "Búnker…" capaz que nos parecía que sobraban cosas. Pero no fue que nos sentamos todos y dijimos: "el disco va a ser así o asá"; iba saliendo. Obviamente nosotros éramos conscientes de que había algo que no queríamos hacer de vuelta.

Nacho: En una de esas lo que pasaba en el "Búnker…" era como que no nos conformaban lo temas, entonces tratábamos de buscarles algo para terminarlos. Ahora los temas… el tema en sí ya estaba bien. Obviamente que había que arreglarlo, cada uno en sus instrumentos tiene su forma de tocar, pero estaba bien.

¿Son de escuchar sus discos anteriores?

Nacho: Yo sí.

¿Y?

Nacho: Yo escucho los primeros demos que grabamos y me cago de la risa.

Martín: Yo tengo la costumbre de grabar el disco, lo escucho un mes seguido y después no lo escucho más. De vez en cuando le pego una ojeada.

Héctor: Yo los escucho y me decepcionan: ¿cómo yo estaba recopado y pensé que esto estaba impresionantemente bueno? Y ahora lo escucho y me parecen buenos. (Risas).

Nacho: Aparte los escuchás porque a medida que vas avanzando musicalmente, en los ensayos vas arreglando los temas. Entonces los escuchás y te das cuenta de que estás haciendo cosas mejores que los temas más viejos.

Héctor: Igual se nota que no los escuchamos mucho porque la vez pasada quisimos hacer un tema viejo y no nos acordábamos de los arreglos. (Risas).

Martín: No nos dejes pegado (risas). Creo que le pasa a todos los músicos: componés la base del disco y salís a tocar y pensás: "¿por qué no lo grabaré ahora el disco que es cuando me sale posta?". Pero eso es inevitable: obviamente que cuanto más ensayes y más toques, mejor te va a salir.

Sus discos anteriores fueron editados independientemente. Este CD sale por Koala: ¿fue un cambio meditado de antemano?

Nacho: El tema se habló durante un tiempo. Pero en ningún momento se dijo: "no, Koala no" o no sacarlo por otro sello. En el momento de proponer el disco a los sellos dijimos que tenía que ser de cierta manera la cosa. Tampoco ir a dejar un demo a un sello y que venga el sello y te diga: "esto así no". Tratamos que lo musical siga siendo nuestro.

Héctor: Además éramos independientes, pero tampoco renegábamos de los sellos.

Martín: Nosotros éramos independientes porque las cosas se daban así: nosotros no habíamos salido a buscar nada, nadie había venido a ofrecernos algo y en el momento en que se podía sacábamos los discos. Llegó un momento que probamos y ta: grabamos el disco nosotros, fuimos a Koala cuando se estaba mezclando, les interesó y arreglamos.

¿Qué diferencia notan ahora que los edita un sello?

Nacho: Te desliga el tema de… Nosotros teníamos una movida independiente pero cada uno tenía su laburo, entonces vos tenías que sacar tiempo de tu vida para ir a las disquerías a ofrecer los discos, para ir a cobrar los discos, para ver cuánto se había vendido. Y ese tiempo ahora lo podemos utilizar en la banda: en ensayar, en sacar fechas, tocar…

Martín: Se nota. En estos tres meses que hace que sacamos el disco, tocamos lo mismo que tocamos el año pasado. Podemos dedicarle más tiempo a tocar.

¿Cuál es o era la ventaja de ser independientes?

Nacho: La ventaja es que estás más cerca de la gente. Valorás un poco más las cosas: como lo hacés vos tiene otro valor, que por ahí si lo hiciera otra persona. Pero el ser independiente te cuesta hacer mucho más las cosas: porque no tenés contactos, porque es difícil acceder a los medios. Este disco por ser de Koala nos abre un poco más las puertas y nos facilita otras cosas que antes eran más complicadas.

Martín: La diferencia básica es que al ser independiente tenés todo sobre tus hombros: sacar el disco, hacer las fechas… O sea lo que cambió de antes a ahora es el tema del CD, porque las fechas, los toques y todo eso por ahora la seguimos manejando nosotros.

¿Qué les gusta más: grabar o tocar en vivo?

Nacho: Las dos tienen cosas buenas. Tocar en vivo es el único momento en que tenés inmediatamente la respuesta de la gente, vos ahí sabés si lo que estás haciendo le gusta a la gente o no. En cambio cuando grabás hay un break hasta que la gente escucha el disco y hasta que alguien se anima a decirte que no le gustó (risas). Cuando grabás también tiene de bueno que escuchás a la banda de afuera, porque cuando estás tocando en realidad no escuchás a la banda.

¿Y alguien les ha dicho que no le gustó el disco?

Nacho: No, nadie se animó. El disco ha tenido muy buenos comentarios…

Martín: Es más: se no acercó pila de gente que no escuchaba Nada Que Hacer antes y que con este disco capaz que le entramos un poco más. El tema de la música que hacemos nosotros es que ahora capaz que la gente está más apta para escucharla porque se da todo este fenómeno del rock nacional. Pero igual, nosotros hacemos música que para los medios capaz que es un poco pesada o rápida, no sé…

Héctor: La gente no tiene muy acostumbrado el oído.

Martín: Con este disco me parece que pudimos sacarnos el rótulo de "inescuchable". Con "Frágil" me parece que cambiamos eso. No sé si es porque ahora se le está dando más bola al rock o hicimos algo que enganchó mejor. Supongo que es un poco de las dos cosas.

Participaron en un disco homenaje a Bad Religion: ¿es la banda que los influencia?

Nacho: No, es la mayor influencia. O sea el hard core melódico, el punk rock y todo eso. Tenemos pila de discos de bandas que escuchamos y que quieras o no…

[ Tocan el timbre] .

Martín: De todas formas eso es lo que escuchamos entre los cuatro, porque después cada uno tiene sus tendencias. Al Sapo por ejemplo le gusta The Who, Beach Boys, Beatles

Nacho: Britney Spears (risas). No, en serio.

¿A quién no le gusta Britney Spears?

Nacho: No, no, una cosa es Britney Spears y otra cosa es su música. A él le gusta la música.

[ Llega el Sapo] .

Martín: ¡Qué linda le quedó la dentadura postiza al Sapo!

Sapo: Yo pienso todo lo contrario a lo que hayas dicho hasta ahora.

Acá están diciendo que te gusta Britney Spears...

Sapo: Es verdad. Que, ¿a vos no te gusta?

A mí me encanta. Si fuera muda sería la mujer perfecta.

Sapo: A mí me encanta todo lo que hace. (Risas).

Héctor: Pero creo que a él lo influencia porque varias veces tocó con pelucas rubias. (Risas).

Nacho: Volviendo. Creo que de todo lo que escuchás siempre queda algo en la música que vos tocás o hacés.

¿Y de la música nacional tienen influencias?

Héctor: Para el estilo que hacemos nosotros es un poco difícil tener influencia en lo nacional.

Nacho: Yo lo que creo es que nosotros sí podemos ser influencia para el resto de las bandas.

Todos a coro: Eeeeeeeeeeh!!! (Risas).

Martín: Sobre todo por la modestia.

Héctor: O podemos influenciar de otra forma: que vos escuches y digas "esto no lo quiero hacer". (Risas).

Nacho: Es más, yo creo que muchos de los discos que se venden de nosotros es porque las madres se los regalan a sus hijos para decirles lo que no tienen que hacer. (Risas).

Nicolás Hidalgo

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
"...(Jorge Lazaroff) me transmitió mucho eso de animarte a correr riesgos, animarte a hacer cosas, pero sobre todo a no temer hacer cosas. Obviamente, en todo este transcurso de la vida, creo que esa enseñanza es la que traté de seguir".
Gabriela Gómez, 05/08/2004
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”