SieteNotas

Oeste Pro Funk, hip-hop: ¿una expresión de su tiempo?

15/04/2001

Poco tiempo atrás el hip hop era el sonido más difundido e impuesto por las grandes cadenas musicales: los bajos altos, el rapeo y las voces de protesta, los pantalones anchos y los skates aterrizaban en nuestras tierras... ¿sería una moda?

Hoy, muchos de ellos ya no están y otros abandonaron el movimiento o cambiaron de estilo... sin embargo algunos quedan, como Oeste ProFunk, que se mantiene inalterable dentro de la movida y que acaba de editar un disco que reúne canciones de los tres grupos que lo conforman. Leonidas, integrante de La Teja Pride, habla del Oeste y del disco, del hip hop en el mundo y en Uruguay, de las modas y de la crisis...


- ¿Qué vendría a ser Oeste ProFunk?

- Oeste ProFunk es un... nos gusta llamarlo colectivo. Colectivo en honor a aquellos anarcos españoles que no tenían cabeza, o sea, que no tenían jefe. Oeste ProFunk es La Teja Pride, Contra las Cuerdas, que es otra banda, y El Barragán, que es un solista. Estuvo Canona pero tá, emigró hacia el norte. Son bandas y solistas que hacen hip hop y que sacaron un disco independiente por una razón: nos cuesta mucho, todos somos obreros o empleados... y nos cuesta un montón. Por eso además hay una relación de amistad, entonces decidimos tratar de sacar un disco que tuviera tres o cuatro canciones de cada uno, que era bastante más fácil.

- Juntos somos más...

- Exactamente. Y además es más rico. Si vos escuchás el disco decís: "Ah, esto es distinto".

- "Esto es distinto" pero hay una coherencia.

- No, no, hay una línea que se sigue ¿no?, pero tenés vocalistas distintos, estilos rítmicos distintos, patrones de rapeo distintos y tenés temáticas distintas. Hay varias maneras de abordar el hip hop, pero claro, hay cosas en común. Primero que fue re-masterizado en el mismo lado, entonces hay una línea de sonido bastante similar, y algunos instrumentos, porque la caja rítmica es la misma porque tenemos una (risas). Nos la pasamos desde una casa a otra. Eso es Oeste ProFunk.

- ¿Qué temas tocan?

- Bien. Eso más que Oeste ProFunk va por la banda, depende que banda. Por ejemplo, Contra las Cuerdas es un estilo hip hop de rap muy competitivo.

- ¿Competitivo?

- Sí, el hip hop competitivo es el que... bueno, una de las artes del hip hop dentro de los raperos, del MC, es el fristle, es hacer fristle, que significa... es como payar, es inventar letra en el momento. Y ahí, cada vez que tocamos en vivo se hacen duelos entre gente que sube a rapear lo que se le ocurre. Y Contra las Cuerdas es eso, digo, tiene letras y todo pero es bastante tipo: Yo soy el número uno... deténganme.

El Barragán es bastante más romántico en el estilo de romanticismo, no romántico de amor sino romanticismo en el sentido de sentimientos y todo ese tipo de cosas. Es un tipo que en sus letras analiza mucho más cómo se siente y lo trata de inscribir: cómo fue su medio, más que nada su medio inmediato, o sea, la realidad que ve todos los días más que nada en su barrio.

Y La Teja Pride de repente es un poco más filosófica. Analiza más el mundo desde una perspectiva bastante... incluso se podría decir marxista porque es materialista. Ahí tenés las tres variantes de Oeste ProFunk.

vicio

- ¿Qué es el hip hop?, ¿es una forma de lucha?

- Una forma de lucha... Yo no sé si la música puede cambiar el mundo. No sé si es una forma de lucha, de repente es una forma de resistencia sí, puede que sí. Muchas veces al escuchar hip hop nos decían: "Ah, pero vos sos yankie". Tipo: ¡Pará!, el chiripá es francés, es un pantalón sobrante del ejército francés que terminó acá por eso mismo, porque sobraba, y los gauchos se lo terminaron poniendo porque era muy cómodo. En realidad no es que el hip hop contenga una filosofía en sí, es una cultura, es una forma de expresión, no es que tenga una filosofía política. En nuestro caso, Contra las Cuerdas no creo que sea una forma de lucha, es una forma de expresión y de decir lo que ellos sienten en ese momento, que no siempre es por qué estar en contra. La Teja Pride es un poco más político, y El Barragán dos por tres encara mucho más en lo musical, creo que le dedica más tiempo a los teclados que a las letras.

- ¿Hay mucho prejuicio entorno al hip hop?

- Sí, mirá, el principal son los instrumentos. Por ejemplo, ven a La Teja Pride subir y ven un DJ, un loco con una bandeja para hacer scratching, una mezcladora, al lado un mini-disc, un tipo con unos tamborcitos, otro que tiene una computadora y dos que cantan, y ahí se terminaron los instrumentos. Dicen: "Ah, pero estos tipos roban música". Porque todo el mundo decía: "Ah, es muy fácil hacer música con computadoras", incluso yo creía lo mismo antes. Yo decía: "La música con computadora es una estupidez". Apretás una tecla sí, pero el piano también.

Es como el punk yo creo. El punk también, los locos no sabían tocar música pero agarraban sus instrumentos y hacían melodías y lo principal eran las letras. Y en el hip hop pasa algo bastante parecido, incluso con el hacelo vos mismo. Cuando se inventó la máquina de escribir se decía que todo el mundo iba a poder escribir un libro; ahora nos damos cuenta que no. Bueno, lo mismo pasa con los programas de sonido, incluso con el sampler. El disco que sacamos es casi todo... bastante tocado. La caja rítmica conectada a la computadora y tocamos con el teclado, el bajo... Ninguno estudió música... el teclado lo tocamos de oído, los bajos, los pianitos, las baterías; pero tá, tocado con los dedos, no con las manos o los palos.

- Para ustedes no fue una moda, perdura, pero ¿qué pasó en estos últimos años con el hip hop en Uruguay?

- Oh, mirá, en el ´97 MTV puso de moda ser zapatista o pro zapatista y escuchar Rage Against the Machine, y ahora está de moda escuchar a Cristina Aguilera e ir al shopping o comerse una hamburguesa.

- ¿Pero no había gente detrás?

- Hay gente, igual disminuyó bastante. El viernes, por ejemplo, fue la presentación del disco de Sudakas en Guerra en Milenio, yo no sé cuánta gente habría, no sé, habría bastante, pero yo recuerdo que en el ´97 hacías una fecha así nomás e iban trescientas personas y ni siquiera repartías volantes. No sé, boca a boca y ponele que íbamos a hablar a una radio, pero había siempre trescientas personas...

- ¿Y ahora dónde está esa gente?

- ... Mucha se ha ido, ha emigrado y otra ha "evolucionado". Bueno, creo que la escena electrónica, que también es una moda, actualmente se ha comido bastante gente. Mucha ha emigrado, muchísima ha emigrado, como es el ejemplo de Canona que fue uno de los fundadores de Oeste Pro Funk, o gente... no sé, Luciano, de Plátano Macho, se fue a vivir a Francia. Así un montón de otra gente. Y creo que el año pasado... bueno, fue tétrico para todos, no sólo para la movida hip hop fue tétrico... ¡já!, para el país: bajó un 4% el PBI ¿no?, hay una crisis económica brutal y hay una crisis en la gente incluso que te deja en tu casa. Salir: minga. Y muchos otros dejaron: "¡Ah!, esto no sirve para nada". Muchos entraron a la música porque dijeron: "¡Pah!, esto va a estar de más", y cuando se dieron cuenta que acá hacer música es a corazón y pulmón: "Tá, no, no aguantamos más". Incluso pasó en nuestras mentes alguna vez, tipo: "No, dejamos de hacer música, ya no aguanto más", tipo: "Voy a dedicarme más a la facultad que estoy medio para el cuento y cambiar de trabajo que el trabajo que tengo apesta". Y no sé, al final seguimos porque es un hobby demasiado absorbente, es como un vicio.

graffiti

- ¿Se han abierto puertas?

- Y... algunas se han cerrado, otras se han abierto. Bueno, ahora con la edición del disco tuvimos bastante fuerza con esto de ir a algunas radios y eso.

- ¿Para afuera tienen alguna perspectiva?

- Para afuera, sí, mirá, hemos tenido una entrevista bastante buena con una revista que se llama Hip Hop Nation, o sea, revista española de hip hop latino. La tirada inicial te tira cincuenta mil copias... Pero la idea es llegar a casi todos lados. Tenemos contactos con la gente de Mec Side, Méjico, incluso ahí está la gente de artillería pesada como Control Machete y eso, y lo que tiene el hip hop es que es bastante... confederado podríamos decir. Uno se pasa comunicando, se manda material...

- Hay un ida y vuelta.

- Sí, sí, es totalmente de ida y vuelta.

- ¿De qué otra forma le llegan a la gente?

- Tocando, por mail y...

- ¿Se mandaron alguna pintada?

- Sí, graffitis. Hemos graffiteado... El graffiti es una de los cuatro puntales del hip hop. Está el MC que acá es el rapeo, el DJ, el breaker y el graffitero. Nosotros no somos graffiteros, digo, no somos como se dice en el hip hop yankie: writers. En realidad lo hacemos porque tá, pintó, es como una forma de hacer marketing y también porque está de más hacer graffitis.

- Hay que encontrar muros.

- Hay que encontrar un muro, un muro que no joda, que no sea de una casa, un muro que no se pinte seguido para no gastar un montón de plata en hacer graffitis y después que vengan y te lo pinten de vuelta. Y bueno, una buena ubicación. Hicimos uno abajo del viaducto bastante bueno, hicimos uno por Bulevar Artigas, hicimos un par por la rambla, y bueno, es una forma de marketing.

- ¿Pintan un mundo gris?

- El mundo es gris pero nosotros tenemos los colores en las manos. Es algo que decía Sartre: "Cambiar al mundo depende de uno también". No es tan así ¿no? No es tan así pero en parte sí, tipo, vos podés cambiar muchas cosas; podés cambiar muchas cosas y podés agregar colores. De última el mundo está construido por humanos y uno es humano... Bueno, eso es una concepción también, hay gente que dice que no está construido por humanos...

- Estás en una etapa de replanteamientos (risas).

- No (risas), pero ahora que se presta polémica puede haber algo bueno que...

- Hoy hablabas de la crisis en la que estamos viviendo y todo, pero ¿hay que quedarse en la crisis y decir: todo es una mierda; o decir: bueno, todo es una mierda pero podemos salir...?

- Bueno, la idea es que sí. Las crisis son cíclicas, son parte del sistema de libre mercado.

- Nacimos en crisis, viviremos en crisis y moriremos en crisis. Desde el nacimiento, crisis es la palabra más escuchada.

- Hay está, es parte del sistema económico integrante. Al basarse casi todo en capitales de gaviotas que van, vienen, van, vienen, cuando vienen todo genial y cuando deciden que en otro mercado te dan mejores bonanzas económicas se piantan y ahí quedó; la gente que estaba ahí quedó. Y bueno, la cosa es tratar de no rendirse y seguir adelante, por eso sacamos el disco ahora. Teníamos el material, nos matamos ahorrando plata para tratar de hacer las impresiones y tá... vamos a ver cómo lo seguimos difundiendo.

- Le augurás una larga vida al hip hop en Uruguay.

- ¡Ah!, esperemos que sí. Yo creo que es una manifestación cultural que tá, que si no la seguimos nosotros la va a seguir otro.

- No es una moda.

- No, lo veo como un movimiento cultural que tiene sus bases y ya ha echado raíces, más allá de que en el futuro seamos más, seamos menos, yo creo que no va a desaparecer así como sí. De repente en cincuenta años le va a pasar lo que le pasó al cubismo, que se quedó sin militantes pero quedó como una expresión de su tiempo.

Carlos Bassi

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2014 ... Se realizaba el Desfile de Escuelas de Samba 2014 por la Avenida 18 de Julio

Más efemérides de 2014
"...nos ha pasado de, estando separados, en distintos puntos del país, hacer una canción y encontrarnos que uno había hecho la música para lo que había escrito el otro".
Eduardo Larbanois (Larbanois-Carrero), 17/05/2001
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”