SieteNotas

La Tabaré, motor vital

2/1/2009

La Tabaré presenta “Cabarute”, el nuevo disco de una banda renovada, que suda “amor y odio, honestidad, libertad, insurrección, verdad… y sobre todo, el no encasillamiento en absolutamente nada”. Por escrito, Tabaré Rivero se explaya sobre los regresos, los pilares que mantienen vivo el grupo, la necesidad de fusión con otras artes, las batallas que aún quedan por dar y sobre lo que él entiende por “el camino más largo”.

Tabaré, ¿recordás cuántos músicos han pasado por la banda?

No, pero calculo que más de treinta. Recuerdo unos cuantos con gran alegría y cariño, otros con un poquito de fastidio y otros que dicen haber tocado en la banda, no los recuerdo para nada y aseguraría que fantasean…

¿Por qué tantos cambios? ¿Por una necesidad de adaptarse a cada momento?

No. El motivo de los cambios de instrumentistas o cantantes es tan variado como la naturaleza humana. Sí, es verdad que tuve discrepancias y peleas con algunos, pero otros se pelearon y discreparon entre sí, sin que yo pudiese hacer nada. Otros se fueron del país, otros se fueron de la música porque con hijos no podían dedicarle el tiempo requerido a los ensayos y giras… otros en busca del dinero que en la banda no ganábamos… en fin…

No busco para La Tabaré músicos que sólo toquen bien. Busco (a veces ingenuamente) amigos. Amigos que quieran compartir este viaje, estas opiniones, toda su buena energía conmigo…

¿Algún día será Tabaré Rivero quien dé el paso al costado?

Sí, es probable. Yo lo intenté, pero en definitiva no pude y entonces tuve que cambiar todo lo hecho como para volver a entusiasmarme… Pero es una opción que no descarto y tengo bien presente: echarme a mi mismo.

¿Creés que existiría la banda sin tu presencia?

Particularmente, no me interesaría mucho…

Hoy presentan nuevo disco y nuevos integrantes, pero con viejos conocidos como por ejemplo Alejandra Wolf, que ya formara parte de la banda en los noventas. Artísticamente, ¿qué necesita expresar esta Tabaré?

Las mismas de siempre. Un poco de rabia y un poco de amor (que en definitiva es lo mismo). Hay poesías atragantadas en las calles, en las mesas de los bares, en las camas… hay canciones asqueadas de negocios, de promesas falsas, de desengaños, de miedo…

Re encontrarme con una artista completa como lo es Alejandra (gran actriz, cantante, compositora) es un gustazo!, lo mismo con Pí (qué bajista!!!) y Burghi (batero y hermano!), más Álvaro Pérez (gran guitarrista y director musical del disco!!!)… y los que siempre estuvieron: Rega (EL representante!!!) y Dipa (EL sonidista!!!), Larroca (EL artista de nuestras carátulas)… o sea, cambié sólo algunos de la familia y, como en las mejores, llegará un momento en que quizá haya más divorcios, pero no por este año…

¿Cabarute es un disco de rock?

Bueno, eso depende, si (ejemplo) Trotsky Vengarán es el rock, entonces “Cabarute” debe ser otra cosa…

¿Se trasluce un concepto a nivel musical o letrístico?

No le sé, supongo que hay varios conceptos que se traslucen… entre otros: amor y odio, honestidad, libertad, insurrección, verdad… y sobre todo, el no encasillamiento en absolutamente nada.

¿En qué se diferencia este disco de los diez anteriores?

En que cada año que pasa, los sentimientos, las necesidades, las sensaciones, las opiniones, los gustos musicales, poéticos, políticos, son otros y eso se ve reflejado en las canciones. Además de la invalorable energía de los músicos que participaron, que seguramente también estará renovada, y que aportan los climas, las texturas y todo lo que hace de un disco, una (a veces gran) obra.

¿Se sigue fusionando con otras artes como el teatro o la literatura?

Más ahora, con el regreso de Alejandra Wolff (primerísima actriz de la Comedia Nacional), el teatro está vigente no sólo en la puesta en escena de la banda (que está más que nada librada a la improvisación teatral), sino también en la forma de “dialogar” las canciones en el disco. La literatura está siempre presente. Los textos, si no llegan a poesía, son por lo menos fragmentos de breve literatura. Y además, Oscar Larroca le da a La Tabaré, desde el ’93, dibujo y pintura a nuestros discos, libros, videos, etc. También el fotógrafo Alejandro Persichetti (otro gran artista de reconocida trayectoria!) trabaja junto a nosotros, dándole imagen a la banda desde hace una punta de años… La fusión de otras artes en La Tabaré es una búsqueda constante.

En una oportunidad, a propósito de la trayectoria que han hecho de forma paralela pero sin pertenecer estrictamente al circuito musical rockero, has dado a entender que La Tabaré nunca ha hecho el camino más fácil o corto. Para vos, ¿cuál es o qué es el camino más largo? (1)

(2)Hace un rato estaba viendo en televisión hablar al negro Rada, en el programa “Esta boca es mía”. Dijo una buena colección de conceptos erróneos o por lo menos muy confusos, entreverando el arte con lo (según él) “comercial” y confundiendo la chabacanería y el éxito con el arte (quizá intentando justificar la peor parte de su buenísima carrera). Rada en sus comentarios olvidó gente que jamás tuvo éxito masivo como, por ejemplo, Viglietti, Cabrera, Darnauchans o Mateo (su amigo tan nombrado siempre por él, excepto esta vez) y que, sin embargo, son grandísimos artistas. En cambio, defendió su canción “Las manzanas” adjudicando que fue “elegida por el pueblo” y rescató por encima de todas las buenísimas canciones de Chico Novarro, “El orangután”, por el mismo motivo. Según él, la “envidia” hace que sus colegas no reconozcan el éxito ajeno cuando este es masivo (¿?). Para peor, justificó algún tema muy tonto de su nuevo repertorio con la excusa de que estaba arreglado con “muy buenas armonías…”. Es lamentable seguir escuchando este tipo de opiniones de gente muy respetada como él. Porque lo que está diciendo es simple: (ejemplo) si cantás “La sonrisa de mamá” de Palito Ortega (gran músico profesional –o pe$ero- y además super masivo), con buenos arreglos y complicadas armonías vocales, entonces tendrá más valor que el canto poco escuchado, pero desde las entrañas, de (ejemplo) Carlos Molina…

Si como Rada dice, el gusto popular determina lo que es bueno o malo, no cabe duda que Los Fatales, Chocolate, Mayonesa, etc., etc… son los verdaderos representantes de nuestro arte (cosa que no creo que a ellos les interese en lo más mínimo si no viene acompañado de un buen puñado de plata dulce después de cada actuación). Es penoso escuchar a Rada opinando así. Al igual que a Silvia Novaresse (también en el panel del mismo programa), empecinada en no entender que cualquier obra teatral de El Galón, El Circular o la Comedia Nacional (por ejemplo) tienen más riesgo, búsqueda, alma, entrañas, que las comediolas de enredos, donde siempre pasa lo mismo… Es raro que no asuman –sería más fácil- su interés puro y exclusivo por la guita, en vez del arte, la ruptura, la transformación de la energía… o sea: el camino más largo…

Sí, me explayé mucho en esta respuesta, pero acabo de ver el programa (29/12/08) y no salgo de mi asombro! Creo que la pregunta queda respondida.

Después de veintitrés años arriba del escenario, ¿qué batalla queda por dar?

La batalla por el arte, por la poesía, por los efluvios mágicos… La batalla contra la gran bobada cotidiana. Esta es una guerrilla eterna, infinita, casi sin descanso y que otros luego seguramente continuarán… derrota tras derrota, hasta el triunfo final…

¿Podrías decir que La Tabaré ha sido la mejor adicción de tu vida o al menos la más estimulante?

A pesar de lo que la gente piensa, nunca tuve muchas adicciones. Sí, La Tabaré es mi motor vital, mi modo de expresión; en todo caso, mi desintoxicación del mundo…


(1) Edición Nº 79 / Junio 2006. “Rompiendo esquemas”. Por Rodrigo Ribeiro.
(2) Aclaración de Tabaré Rivero: “Todo lo dicho sobre Rada, es obviamente, con profundo respeto, a pesar de mis discrepancias con su discurso”.

Carlos Bassi

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 1980 ... Nacía en Montevideo Rodrigo Vicente

Más efemérides de 1980
"No me interesa ser popular, sí que la música de Radical pase a la historia. Es diferente. Una cosa es cuando vos hacés una traza en la historia de la música. Y otra es cuando vos tuviste una sobre exposición mediática, tocaste para mucha gente y estás en el tapete. Eso es efímero; lo que queremos es permanente".
Gabriel Brikman (Radical), 27/1/2007
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”