SieteNotas

La Chancha, una historia chancha

29/01/2004

No muchas bandas en nuestro país pueden mirar hacia atrás y contar una historia de 18 años. Más curioso aún, es el hecho de que siempre han sabido llevar en alto la bandera de la producción independiente, teniendo como característica fundamental la relación directa con sus seguidores, evitando cualquier tipo de intermediario y haciéndose valer por sus letras, su contenido y su música.

Para quienes en algún momento y desde algún lugar fueron parte de esta historia y para quienes hoy se enganchan y quieren llegar más a fondo es que han editado "Nada se pierde": un CD ROM con un formato sumamente original e inédito en nuestro país, interactivo y lleno de detalles y caminos para recorrer.


¿Cómo surgió la idea de hacer este CD ROM recopilatorio?

Juan: La idea surgió porque existe todo el material de los discos anteriores que estaba un poco disperso y también había que hacer una jugada para que la gente se acordara de que existimos. Se unió también la idea de hacer un CD que sirviera para la prensa, para evitar toda la presentación de la banda. También fue una oportunidad de sacar algo para que no pasara el año sin editar ninguna cosa y poder reciclar también algunos temas y hacer justicia no sólo con el material viejo sino con la gente que siguió a la banda desde que empezó en los ochentas.

En el CD se encuentran todos los discos en MP3 y es una oportunidad para que la gente nueva pueda acercarse, ya que no es fácil encontrar la discografía de La Chancha.

Alito: Eso pasa con todos los discos de La Chancha: no los vas a encontrar en una disquería seguramente, los discos se consiguen acá mismo en la sala de ensayo o en los recitales. Nosotros siempre damos la dirección de mail para contactarse o el teléfono de la sala. Acá están todos los discos de La Chancha editados, los manufacturamos y los vendemos nosotros mismos. En el CD ROM están todos y aparte hay algunas canciones nuevas para escuchar en audio común: esas las ponés en la compactera y las escuchás en un equipo común.

Además de la música en sí, hay todo tipo de materiales: hay una recopilación de entradas y acreditaciones a lugares que poca gente recuerda que existieron, fotos, videos. Todo eso ¿lo tenían guardado o lo fueron reconstruyendo?¿, ¿Cómo fue la historia?

Juan: La historia de eso fue una carpeta que tenía López que era el bajista original de la banda. Yo soy muy despelotado y nunca guardé nada. López se ve que en su despelote mental tuvo el criterio suficiente para guardar eso y cuando él dejó la banda me dio una carpeta que yo le puse el baúl, porque era una caja que tenía desde entradas a espectáculos a acreditaciones, afiches, volantes, fotos, artículos de prensa, papeles arrugados, de todo. Hasta un pedazo de letra manuscrita de la canción "El presidente" con letra mía, pero ese papel yo no lo tenía, lo había guardado él.

A partir de eso, cuando López dejó la banda, ya hace cuatro o cinco años, me pasó la caja y a partir de ahí todo lo que agarro lo tiro para el baúl. También era una idea divertida mostrar todo eso.

Alito: Ahí se ve lo que se puede mostrar, hay otras cosas que no tienen registro o si hay lo destruimos. (Declara el bajista con una sonrisa tensa entre dientes, mientras destruye un póster tamaño doble de él y Juan desnudos en una tina de baño comiendo uvas).

Nicolás: En el CD está lo mejor de la banda, lo más prolijo.

Alito: Hay que hacer justicia con la mayoría de fotos que están en el CD que casi ninguna fue sacada por nosotros sino que la gente que nos viene a ver, nos las arrima y son ellos los que han colaborado también para que saliera esto

Juan: Es verdad: nosotros hicimos una especie de llamado abierto y aparecieron cosas increíbles. Apareció gente con canciones, con fotos, con el primer demo de La Chancha que todavía no se llamaba La Chancha, cosas increíbles que aportó la gente allegada a la banda.

Eso habla muy bien de la relación entre el público y la banda...

Juan: Acá es muy liso, con la gente que nos sigue tratamos de hacerlo lo más directo posible. Cuando lleguen a ser más de 26.000 personas tocando la puerta vamos a ser un poco más selectos.

Dentro de la sección de videos de este CD, hay un video de una actuación en La Cueva del Rock...

Juan: La Cueva del Rock era un programa de televisión que tenía el grupo Los Tontos en canal 4. En su época de auge, cuando eran la banda de supermoda, les dieron un programa de televisión y por ese programa tocaban bandas, ellos hacían "tonterías" y además tocaban bandas. En el CD está el video grabado de la televisión.

¿Hoy en día están dispuestos a tocar en televisión?

Juan: Sí, la banda está mucho más abierta a los medios, pero igual seguimos siendo absolutamente críticos porque las dos oportunidades que tuvimos de hacer notas o actuaciones en la televisión, siempre salimos perjudicados o por razones de organización o por razones de sonido. La televisión tiene unos ritmos y una voracidad infernales, imparables, en donde vos sos una pieza más y les chupa un huevo la prolijidad de lo que vos puedas hacer o no. Entonces en ese ritmo vos siempre caes mal parado.

Nicolás: Además, gente que sepa de sonido en la televisión para amplificar bandas o sacar sonido en directo, no hay. También hay otros detalles organizativos que nosotros no los manejamos así...

Juan: El mundo de los grandes medios es completamente esquizofrénico, histérico y tenés que manejarte así, ser histérico, ser agresivo, ser rápido, ser efectivo y me chupa un huevo.

Nicolás: El otro día nos iban a hacer una nota y nos dejaron clavados, no fue nadie, llamamos y nos dijeron que se habían olvidado. Eso nos pasó con "Va Por Vos". La idea era de dar la mayor difusión posible por los medios masivos a nuestro trabajo para que la gente se entere, porque nosotros no pautamos en ninguna radio ni tenemos plata para hacer publicidad de nada y la gente se entera por esos medios. La única radio que no te cobraba por pasarte un comunicado que dijera en donde tocabas o pasarte un tema no existe más. Intentamos esto de la nota en la televisión y nos pasó esto. Tal vez ellos siempre se manejan así, yo llamé tres veces al productor, lo agendé con ellos, quedamos tal día a tal hora y yo no lo llamé más porque di por descontado que el tipo era serio; pero nos dejaron clavados.

¿Volverían a tocar de camisa, corbata y look Travolta como en el video de La Cueva del Rock?

Alito: Creo que hubo una evolución de aquellos años hasta ahora, hoy en día no tenemos una estética, nos vestimos con lo que tenemos, con lo que podemos comprar en la feria, una bermuda, una camiseta...

Nicolás: Esa fue la peor época. De las décadas que hubo esa fue la peor, era patético.

Alito: Pasa que en aquella época muchas bandas usaban esa estética porque estaba la New Age. Ahora nos importa un huevo, somos como somos, yo un verdulero y ellos músicos. (Comenta mientras despacha a una vecina con un kilo de batata y medio de ciruelas blancas).

Juan: También hay que hacer una distinción, porque del material que hay en el CD, hay mucho que no tiene que ver con esta nueva formación que tiene una historia de cuatro años. El tipo que ve el CD tiene que encuadrarlo en la época que se dio esa actuación.

Nicolás: Para la época era algo normal, lo hacían como tomándole el pelo a los que se vestían formalmente.

Yendo más al presente, en el CD también hay registros de una actuación en Buenos Aires hace poco. En ese sentido: ¿cómo fue la experiencia de tocar en otro país y cómo los recibió la gente?

Nicolás: Para mí fue excelente. Me acuerdo que viví algo así como un lapso en el tiempo, que entramos en una dimensión paralela, en la isla de la fantasía. Veníamos de tocar para doscientas, trescientas personas y tocar en ese fin de semana para cuatro mil personas, hacer un montón de kilómetros en ruta, alojarnos en hotel, comida todo... En un fin de semana habremos hecho mil kilómetros arriba del ómnibus, tocamos tres veces y la gente respondió bien; llegamos muertos.

Juan: Expectativas no teníamos ninguna porque la gente fue a ver a La Vela Puerca, eso era obvio. La expectativa que teníamos era que cayéramos bien, esa era la cosa y se dio.

Nicolás: Lo que pensamos fue que teníamos que tocar algo representativo de la banda y tocar rápido y bien. Hacer un show continuo, no dejar espacios, un pantallazo cortito de lo que somos y dejarla ahí. Y dio resultado: la gente lo aplaudió, cosa que no era fácil.

Alito: Nos encontramos con gente de Argentina que tenía discos y todo, fue muy emotivo. Eran cuatro o cinco pero estuvo bárbaro, y estuvieron hablando con nosotros.

¿Quedaron las puertas abiertas para volver este año?

Alito: Es la idea. Las pilas que tenemos son para eso: vamos a ver si vamos a Buenos Aires, los contactos están. De hecho cuando tocamos a fin de año en la carpa de la IMM invitamos a una banda de Argentina para hacer un intercambio y vamos a ver si este año vamos.

La Chancha siempre tuvo una relación especial con la prensa y no en vano en el CD hay una sección dedicada a las notas de los críticos de arte de otrora. ¿Qué sensación les dio luego de tanto tiempo releer artículos de Tabaré Couto?

Juan: No se quién es Tabaré Couto.

Nicolás: El rubio aquel que salía con Carbone, narigón...

Juan: ¡Ah, el Carbonito! Releer las notas fue muy gracioso. En general a mí me gustaban las notas, aunque otra persona pudiera pensar que eran críticas negativas a mí me parecían buenas todas. Algo interesante es que no se escribió nada especial para el disco: lo que se hizo fue unir todo el material que había, seleccionar, pero no escribir ni adaptar nada para la salida. La persona que realmente tiene interés y paciencia, puede armar la historia con todo lo que está ahí. Y las notas de prensa, más allá de lo que dicen del momento en especial, tienen datos históricos que dicen tocó Fulano en tal fecha, tocó Mengano.

En uno de los últimos recitales de La Chancha del 2003, hubo muchos invitados arriba del escenario: la voz de Barbarie, el guitarrista de Nada Que Hacer, Graffolitas, viejos integrantes de La Chancha, ¿alguna vez se plantearon invitar al escenario gente que no fuera del ambiente musical a acompañarlos en alguna interpretación? Tiro ideas: Espalter, Neber Araújo, Escanlar, Ronald Pais...

Alito: De todos esos el más posible es Espalter, a los demás los pondríamos para tirarlos de una patada para abajo...

Juan: Les ponemos un peso en los zapatos y jugamos al tente en pie...

Nicolás: Todas esas cosas llevan tiempo para organizarlas, en ese toque salió invitar a todos los que vienen a la sala y que ya iban a vernos.

Juan: Con respecto a la pregunta, hablando un poco en serio, creo que hay cierta jugada que es verdad, que se trata de invitar a un personaje con cierta celebridad para atraer público y eso es una mierda, me chupa un huevo y nunca lo voy a hacer, solo porque sea del mundo del espectáculo y no lo conozco no lo voy a invitar a que suba al escenario y darle un abrazo haciendo de cuenta que somos amigos. La gente que sube al escenario con nosotros es esa: o amigos o gente que tiene determinada afinidad.

Uno de los puntos fuertes de La Chancha y una de las razones por las que llegan tanto a la gente son las letras. Y también dentro del CD hay un espacio específico en donde se encuentran todas las letras de La Chancha. Muchas veces las letras son directas, irónicas y otras llegan a ser desgarradoras. ¿Qué harían si un día sienten un carrito parlante dando vueltas por el barrio con la canción "Solo estoy ocupando un lugar" promocionando un nuevo geriátrico?

Alito: Asegurarnos que el día de mañana cuando seamos viejos nos den un lugar gratis.

Juan: Sí, asegurarnos un lugarcito en el geriátrico.

En el disco "Pan y Circo" hay una incursión en un género musical nuevo para la banda, una versión en calve de murga, ¿sintieron el llamado de Momo?

Juan y Nicolás: Eso hablalo con él...

Alito: Está hecha con mucho respeto hacia el género murga que nos gusta a todos, pero es como una burla a ese tipo de cántico clásico, a ese uruguayismo de Peñarol y Nacional. Mucha gente no se da cuenta, pero si lo ponés en un equipo se escucha por un canal tricolor y por otro Peñarol. Es una burla, no es nada muy serio.

Nicolás: En la banda somos todos muy apáticos en el tema del deporte, pueden estar jugando Peñarol y Nacional y nosotros ni nos enteramos.

O sea que echan por tierra los rumores que había acerca de que el tema había sido compuesto a pedido de Ache y de Damián...

Juan: Bueno, pero si lo quieren comprar no hay ningún problema, a cualquiera de los dos, le ponemos la letra que quieran.

Como balance en estos 18 años de existencia de La Chancha Francisca, no con esta formación, pero sí de historia, ¿por qué vale la pena seguir tocando?

Nicolás: Por placer, es lo que te mueve a hacer las cosas. Nosotros nos encerramos a tocar en la sala y es lo que más nos gusta, o ponernos a pensar en un disco. La vida es bastante aburrida y esto te da algo más.

Juan: Es algo que te da satisfacciones más allá de lo bien o mal que te pueda ir comercialmente. Lógicamente uno trata de no perder plata y también de que no lo roben, pero la satisfacción está en tocar, en componer, en hacer los arreglos, en el aplauso.

Alito: Suena una frase hecha o algo muy común que te hablen del aplauso, pero no hay satisfacción más grande que esa.

Nicolás: Es lo que hablamos con Juan: lo importante es que la gente te conozca por las letras que hacés, por la música y que le llegues por ese lado. Que tengas ganas de ir a verte porque le gustaron las letras o lo que hacemos, no por todo lo otro que a veces rodea a una banda, todo el aparato marketinero o de propaganda. Por eso está bueno que la gente que viene a vernos, viene porque le parece que está buena la banda y no por lo que se haya inflado publicitariamente.

Alito: Todos se enteran por el boca a boca y la gente que va se cuelga porque le gusta realmente la banda.

Juan: En realidad también tenemos un pequeño aparato marketinero porque también la idea es que no podemos estar regalándole público a bandas que no lo merecen, entonces tenemos una postura un poco más agresiva en cuanto a valorar más lo que hacemos. Si bien la satisfacción nuestra es cuando sale bien un show, un tema, bien tocado, no podemos dejar de valorar lo que hacemos hacia el exterior, no podemos regalar público. Cuando salimos al frente para defender lo nuestro salimos con todo, para nosotros esta banda es lo mejor, más allá de lo que digan, esa es la postura nuestra.

Alito: Hay muchas bandas con mucha promoción y mucho más nombre que venden la mitad de los discos que vendemos nosotros, gente con discos editados por sellos, y eso no se ve, lo vemos nosotros, por eso también estamos conformes.

Juan: No hay que hacer la distinción de que las bandas que salen por un sello son malas y las otras son buenas, no. O ese mundo es un mundo perverso y este mundo es un mundo impoluto, tampoco es así. Me parece que cuando nosotros elegimos el camino independiente elegimos mantener ciertas características que se pierden cuando uno se sumerge en el torbellino de lo comercial. Se pierden porque es la condición que tenés que pagar para entrar en determinados círculos; es así. Si te vas a meter debajo de la ducha te mojás, entonces nosotros elegimos este camino y mantenemos la independencia creativa, la libertad de hacer lo que se nos cante y eso repercute en la música. La música siempre se crea libre de presiones y eso es lo que a su vez lo que le da riesgo, le da aventura y sabor al asunto. Estamos siempre como empezando de nuevo. Lo importante es aclarar eso porque ya me tienen los huevos llenos con el tema de los sellos y lo independiente, no es que el otro sea malo. En peores condiciones tocar más o en mejores condiciones tocar menos, nosotros preferimos tocar menos. Si tocar más significa tocar para sponsors, no es que nos parezca mal, pero sentimos otra cosa.

Ahora que estamos empezando el año, ¿qué se puede esperar para este 2004?

Alito: Seguir haciendo lo mismo, intentar de que nos vaya mejor, pero siempre con la misma ideología.

Juan: Uno de los objetivos de la banda es buscar la independencia económica de manera de poder dedicarle más y mejor tiempo a esto, ya que tenemos que hacer cosas por fuera para poder vivir; ese es un objetivo. Otro es el interior del país y el exterior, como Buenos Aires porque lo tenemos ahí cerca, pero puede ser otro lugar de la región. Y también tenemos en mente un disco, todavía muy en pañales, hay que trabajarlo, grabarlo y va a depender de la velocidad con que podamos trabajar y el tiempo con el que contemos. Shows en Montevideo vamos a tratar de no hacer muchos, pero que salgan bien, buena producción.

Nicolás: Tocar menos en Montevideo, pero con mejores condiciones, en vista de la situación también: la ausencia de una radio que difunda las cosas...

Juan: Antes hacías un show en un boliche y lo llenábamos, al no existir más la radio, aunque parezca mentira no se puede hacer.

Alito: No sabemos siquiera si ese boliche va a existir, esos lugares que se transforman en parada segura del rock todos los fines de semana, un bastión del rock independiente y que la gente lo conoce y sabe que ahí hay cosas; tampoco sabemos si va a estar.

Nicolás: La idea es apuntar al interior de país y tomarse el trabajo de llevar material, que te conozcan en las radios, y ver cómo es. Porque de última el país es todo. No salíamos de Montevideo porque no teníamos tiempo, pero para este año esperamos poder hacerlo y tocar en todo el interior.

Gabriel Rovelli

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2015 ... Se realizaba el espectáculo "Canciones del Zurcidor" en Auditorio del Sodre, con las actuaciones de Mónica Navarro, Laura Canoura, Maia Castro y Ana Prada

Más efemérides de 2015
"...nunca pensé tirar la toalla, soy muy cabezota, cuando me propongo algo llego al final, cueste lo que cueste".
Jorge "Flaco" Barral, 04/07/2005
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”