SieteNotas

Antena presenta “Un atajo hacia el monte”

1/11/2006

¿Qué otro título habían manejado para el disco y por qué se terminó llamando así?

El disco no tuvo nombre hasta último momento. La banda se llamaba antes Francisco Lapetina y Plaza Sésamo y este es el contenedor de 12 canciones nuestras en el momento en que cambiamos de nombre a Antena y por eso el disco no iba a tener nombre. En la tapa solo iba a decir ANTENA. Ahí, de parte de nuestro editor Mauricio Ubal de Ayuí Discos, surgió la sugerencia de dotar al disco de un nombre porque es algo que facilita la comunicación del proyecto con el público, ya sea a través de los medios de comunicación o en la mano cuando lo tomás en una batea de disquería. Un nombre que manejamos fue “Por las dudas” que es el nombre de una de las canciones más arriesgadas del disco, una especie de fusión murga-electrónica que habla del y desde el artista, lo que hace, y la dificultad de ser profeta en su tiempo y en su tierra. Un manifiesto. Pero si bien nos gustaba por la canción a que hace referencia entendimos que no era un buen nombre en sí mismo y allí apareció “Un atajo hacia el monte” que es una fracción de la letra de “Capitán Mosquetero” y que tiene una connotación mística, el camino más corto para llegar a aquello y que se conecta con el aire de la imagen propuesta por el arte gráfico.

¿Qué vamos a escuchar?

Expresión local con vuelo planetario. En tiempos de la revolución del sonido y la estética, y bajo el velo que imponen la moda, las tendencias y la tecnología, puede decirse que hay en Antena una búsqueda de lo simple y verdadero, de la música como instrumento de expresión del espíritu humano en un discurso muy de acá con incorporación de códigos globales. Si bien nos valemos de medios electrónicos para la composición de temas y la construcción misma del disco, lo que hacemos no encaja dentro de lo que se entiende hoy en día como música electrónica. El resultado estético de la mezcla de sonidos de instrumentos acústicos y analógicos con electrónicos y la voz, se acerca más al Pop, el Rock o la música de fusión. Sonoridad humana, gente que toca y canta. Nos gusta pensar que lo que hacemos, sin ser ajenos a las leyes del mercado, se mantiene en algún lugar muy cercano al borde. El disco es muy variado, son 12 canciones que en algunos casos pueden parecer parientes lejanas pero que tras la escucha de la totalidad uno puede percibir cual es la unidad de la obra.

¿Cuál es el corte de difusión de la placa y si no hubiera sido ese track, qué otro surco del CD hubiera sido?

Esa variedad nos llevó a entender que el corte de difusión está formado por dos canciones: Lo Tenía y Tanto Tiempo (todas con té) que permiten adecuarse según el perfil del medio. Durante todo el proceso de grabación del cd pensábamos que el “hit” era El Gordo pero a último momento le ganó el puesto Lo Tenía fundamentalmente por opiniones de amigos y gente cercana a la banda que se prendieron mucho más rápido a esa canción. La segunda, “Tanto tiempo” es una canción de amor bastante particular en ritmo ternario y con la participación especial del maestro Fernando Cabrera.

¿Cuáles son –en orden- los tres temas que más te gustan del disco y siguiendo ese orden, cuál ocupa el último lugar?

Qué pregunta difícil. Me pone en un aprieto porque me gustan todas. En el largo desarrollo de este proyecto las he escuchado infinidad de veces y me sorprende no estar odiando a ninguna de ellas. Son como los hijos, ¿no? Te pueden saturar pero nunca dejás de quererlos, no tenés opción. Puede que tenga preferencia a veces por “Ladrando en la Azotea”, “Tanto Tiempo” y nuestra versión de la canción del Príncipe “Mandolín” y otras veces por “El gordo”, “Capitán Mosquetero” y “Lo Tenía”. Capaz por ser una de las hijas mayores, “Las Claves”, que es una de las composiciones más antiguas del cd (data del año 2001) sea a la que dejo andar más sola.

Elegí un par de anécdotas ocurridas durante el proceso de grabación.

Las dos anécdotas hacen referencia a la suerte que tiene este proyecto de contar con músicos excepcionales, dentro de la banda e invitados.

Anécdota 1) Eduaro Mauris, guitarrista de la banda y que es mi compañero de la música desde los orígenes allá por 1991 (con nuestra primera banda La Plaza), vino un día a grabar su arreglo en uno de los temas. No recuerdo cual era.
Cuando terminó le pregunté: “¿y Mandolín?” “Pah, esa no me la estudié”. Dijo él.
“Ah bien, pero como terminaste muy rápido con la otra y nos queda un rato vamos a escuchar “Mandolín” y ya que estás enchufado y microfonado hacete una toma para chivear”. Le dije. Escuchamos y mientras, él hizo una toma. Escuchamos una vez la toma y él dijo: “tá, yo me lo estudio y vengo en unos días”.
Días después vino Eduardo a grabar el arreglo que había preparado. En un sector del tema tenía dudas y me dijo: “A ver, ¿guardaste la toma del otro día? Me gustaría escuchar qué fue lo que grabé en ese pasaje”.
Por supuesto que yo no la había tirado y tras escucharla y mirarnos con sorpresa, agrado y complicidad me dijo: “¿vamos a escuchar de nuevo toda esa toma?”. Y así fue que, con pequeñísimos retoques, la toma final de guitarra eléctrica de Mandolín es la que se grabó aquel día sin arreglo y preparación. La frescura de lo espontáneo.

Anécdota 2) En Por las dudas, y por lo que plantea la letra, desde temprano en el proceso quise que participara Nicolás Mora porque en su permanente búsqueda, es un maestro para mí. No sabía bien de qué manera; si diciendo el recitado, si tocando guitarra o bandoneón. Finalmente y como en el disco de Plaza Sésamo Nico participó con una guitarra endemoniada, decidimos probar con bandoneón. Nicolás no conocía el tema. Llegué con mi equipo portable a su casa y mientras yo armaba el set de grabación y él encendía su cigarro armado me dijo: “ponéme el tema”. Lo escuchó una sola vez en los auriculares mientras yo terminaba de armar. Cuando estuve pronto me dijo: “tiralo y ya hacemos una toma”. Esa fue la toma definitiva.

La última: ¿cuántas estrellas le darías? Fundamente su respuesta.

¿Cuántas hay? Yo le daría el máximo. Es un proyecto que nos llevó 2 años. De nuestra parte es lo mejor que pudimos dar en este período y entiendo que este disco, como propuesta de marcada originalidad, rica en palabras y sonoridades contemporáneas, constituirá un valioso aporte a la música popular uruguaya de nuestro tiempo.

Data

Artista:
Antena
Título: Un atajo hacia el monte
Sello: Ayuí Discos
Año: 2006
Arte: Producción Artística de Antena. Arte gráfico de Glot Diseño.
Grabación: Grabado por Francisco Lapetina en La Cucha del Perro excepto tomas de batería y Baby Bass por Gastón Ackermann en su estudio.
Producción: Antena + Ayuí
Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2019 ... Cuatro Pesos de Propina presentaba "La Llama" en Sala del Museo.

Más efemérides de 2019
"No es la intención ser los más duros del barrio".
J. Yavar (Kato), 16/5/2000
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”