SieteNotas

Martin Hosman presenta "Subormal", de Némesis

3/12/2010

¿Qué otro título habías manejado para el disco y por qué se terminó llamando así?

Otros títulos que habíamos pensado fueron “Música Desde La Barbacoa” y “Big Bang”. El 1ero porque en lo que fue la composición del disco, se podría decir que la columna vertebral del mismo fue compuesta en la barbacoa de la ex-casa de mi hermana. El 2do era por hacer referencia a un primer “momento” de la banda; el nombre hace alusión a un principio con fuerza y, más allá de tener algunos años como banda, este disco es nuestro principio en lo que refiere a tener música editada. Se sugirieron pero ninguno nos gustaba, la verdad.

También pensamos hacer como todos en ponerle el mismo nombre que el de la banda, pero quisimos separar lo que es el disco de lo demás, que tuviera un nombre propio. El nombre de Subnormal fue una de las últimas cosas que le dimos, lo elegimos todos juntos en una plaza cerca del Liceo Zorrilla. Se dio el caso que teníamos el arte de tapa antes que el nombre, que es un cuadro de Eduardo Olaverri, originalmente llamado “Reminiscencia”- Él nos permitió usarlo para nuestro disco y yo creo que más que ponerle un nombre al disco, lo que hicimos fue rebautizar el cuadro. Dijimos algunos nombres, hasta que alguien dijo que el cuadro era como “amorfo”, ese también se propuso pero seguimos buscando, un adjetivo nos llevó al otro y cuando llegamos a Subnormal, todos dijimos: “¡Es ese!”.

¿Qué vamos a escuchar?


Lo que van a escuchar es una BANDA. No funcionamos ni como Soda Stéreo ni como No Te Va A Gustar. Nosotros somos una banda muy pareja, no hay nadie que se quede atrás, eso de que te traigo el tema hecho y después salimos a tocar como banda no pasa con nosotros, digo, a otras bandas les resulta y es así como trabajan, pero en nuestro caso componemos las canciones entre todos. A veces le toca al cantante venir con una idea de guitarra, al guitarrista de batería etc. Las canciones son de la banda, no de tal o cual. Esto nos trae discusiones a veces, pero también nos hace ser más exigentes con nosotros mismos y nos hace sentir realmente protagonistas a todos de lo que pasa. Así es como sentimos la verdadera idea de estar en una banda.

Hablando del disco, te podría decir que es bastante variado, yo diría que en general el género que prevalece es el rock, pero decir eso hoy es casi como no decir nada. Rock son los Beatles y rock también es Artick Monkeys, o sea, que realmente decir que somos una banda de rock no es demasiada información… En Subnormal se pueden encontrar además algunos temas de Funk, de Blues, de Pop, pero nada muy puro que digamos, somos como una gran mermelada. Lo que sí te puedo decir, es que es un disco que propone desde todos los instrumentos, no sonamos como AC-DC ni como Primus, ni es tampoco nuestra intención, aunque a veces podemos sonar como todo junto…

¿Qué elemento o situación disparó la composición de los temas?


El elemento es simplemente el impulso que lo lleva a uno a hacer todas las cosas, es el impulso de crear, el disfrute del proceso de estar inventando algo que no existe, es genial, totalmente excitante, tan básico como eso.

¿Cuál es el corte de difusión y por qué?


Los temas que creo usaremos como corte de difusión son Subnormal, Perdiste y Nada Es Igual, aunque puedo estar equivocado. El por qué es simplemente porque fueron las canciones que más escogió nuestro entorno cercano para que lo sean. A mí me gustaría que saliera Todo Vuelve A Empezar; es una canción que me gustaría que todos escucharan, pero dura nueve minutos y medio, y los temas largos son enemigos de las radios por desgracia. Si le encontramos la vuelta para hacerle una edición tal vez podamos sacar esa también.

¿Cuáles son –en orden- los tres temas que más te gustan del disco y siguiendo ese orden cuál ocupa el último lugar?


Es difícil opinar en esos términos cuando fuiste tu mismo el que los creó. Por lo general si una canción no te gusta, no está terminada, y si no está terminada, no la vas a poner en un disco. Es como que tengas 13 hijos y te pregunten a cual quieres más. Te voy a contestar desde esa perspectiva: Las canciones son todas diferentes, algunas ofrecen unas cosas y otras, otras cosas. La canción que más me va a gustar en el momento, es la que se acerque más a ofrecerme lo que yo quiera sentir en ese momento. Por ejemplo, Turn Off The Light me ha llegado a parecer la mejor y la peor canción del disco, todo dependiendo de cómo esté mi impulso mutante en ese instante.

Elegí un par de anécdotas ocurridas durante el proceso de grabación.


Creo que LA anécdota del disco es el episodio que nos ocurrió con la vieja del 202, esa historia derivó en la letra de la canción que tiene el mismo nombre del disco, Subnormal.

Todo comenzó en 2009, cuando mi hermana se fue para afuera a pasar el verano y yo me quedé en su casa por Gonzalo Ramírez para cuidarla. Esas semanas armamos con el resto del grupo una improvisada sala de ensayo en la barbacoa de la casa, donde llegamos a ir por 2 semanas todos los días a tocar y a componer. El tema fue que el lugar no era una sala, era una casa, no estaba provista de un aislamiento adecuado para soportar a una banda tocando todo Enero todos los días. Nunca habíamos tenido problemas hasta que un día, en mitad de un ensayo, cuando estábamos componiendo la canción La Verdad, sentimos que alguien se había colgado del timbre, no paraba de sonar. Cuando fui a abrir la puerta, se asomó una vieja totalmente desquiciada, gritando como loca acerca del ruido que hacíamos y queriendo entrar a la casa… Yo le entré a cerrar la puerta pero ella no me dejaba, haciendo presión para el otro lado; la mitad superior de la puerta era de vidrio y por el empuje de ambos en direcciones opuestas se quebró de entero, todo el vidrio roto se me cayó encima, eso me provocó algunas buenas cortaduras en los brazos que me dejaron cicatrices que todavía tengo…

Luego de eso recuerdo que lo único que se me ocurrió fue entrar a escupir a la vieja hasta que se metió en su apartamento del 202 enfrente. Otra cosa que me acuerdo es que al rato cayeron sus dos hijos grandes a meterme la pesada porque se supone que me había metido con su madre y todo eso, venían de valientes y cuando vieron que éramos cinco en un abrir y cerrar de ojos cambiaron toda su postura patotera por una más abierta al diálogo. De todas formas, terminó armándose un gran escándalo en la calle, luego llegaron más vecinos que nos decían que éramos los más odiados del barrio. A todo eso yo tenía los brazos empapados en sangre de las cortaduras del vidrio de la puerta, la verdad que estuvo muy movido ese día…

Semanas después revisando grabaciones de los ensayos de esos días, encontramos que los timbrazos enfermos de la vieja, habían sido grabados por casualidad. Unos segundos de esos timbres pueden escucharse justo antes de terminarse el disco. Como ya dije, es a ella a quién está dedicada la canción Subnormal.

Otra anécdota es acerca de la tapa del disco. Todavía no habíamos encontrado una que nos gustara a todos, pensamos ideas acerca del espacio y algunos dibujos pero nada nos convencía, estuvimos bastante tiempo pensando y proponiendo pero no concretábamos nada; en ese entonces Martín nos había comentado que el tenía un tío llamado Eduardo Olaverri que era un artista en la pintura y que tal vez él nos podía ayudar. Ni siquiera habíamos visto sus trabajos pero eso de que fuera un “tío” el pintor nos sonaba como que podría tener un nivel más de amateur que de otra cosa, así que descartamos la idea en ese momento. Luego al seguir pasando el tiempo y ver que no avanzábamos con el tema de la tapa, Martín volvió a mencionar a su tío, esta vez dijimos “bueno, a ver que tiene” y GUAUUU!!! Resultó que era un saladísimo, un artista increíble, nos encantó su arte, maneja un estilo muy original y cuando dimos con el cuadro llamado “Reminiscencia” nos impactó, sentimos nuestra música en ese cuadro, todos estuvimos seguros al instante de que ese iba a ser la tapa de Subnormal.

La última: ¿cuántas estrellas le darías? Fundamente su respuesta.


El tema de las estrellas nunca me gustó demasiado, o sea, ¿quién puede confiar en un sistema que le pone en su momento tres estrellas al Dark Side Of The Moon y al Led Zeppelín III? Esa metodología de estrellas para “medir” la calidad de un producto artístico me parece totalmente falsa. Mi sistema favorito es el de las recomendaciones de gente que respeto, el consejo de un amigo que te dice “Bo, tenés que escucharte esta nueva banda” o “Escuchate este tema” no lo cambiaría por nada, así conocí a las bandas que más me marcaron en mi vida, no con discos que suman cuatro o cinco estrellas en las revistas. Ahora, si la pregunta es si le recomendaría Subnormal a alguien, te diría sí, se lo recomendaría a todo el mundo, realmente creo que es un buen disco. Ese es personalmente el mayor goce de todos, saber que pudiste hacer un disco con música que te gusta, mas allá de que estés en él o no. Y si no me creen, sean felices comprándose el último de Dylan, que hoy por hoy edita cualquier cosa y le ponen cinco estrellas, yo lo soy.

Data

Artista:
Némesis
Título: Subnormal
Sello: Montevideo Music Group
Año: 2010
Arte: Eduardo Olaverri (Tapa) Daniel Borrat (Arte de disco) Gabriela Cuello (Foto del disco)
Grabación: Federico Langwagen (Estudios Arizona) Gustavo Fourcade (Estudios Steps Ahead Sound)
Producción: Némesis y Federico Langwagen
Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2014 ... Franz Ferdinand tocaba en La Trastienda Club

Más efemérides de 2014
"Sacamos un disco de bobera y nos puso en un lugar que nosotros no pensábamos ni estábamos preparados; ni como banda, ni musicalmente. Tuvimos que encerrarnos para ponernos a la altura de la situación".
Sebastián Teysera (La Vela Puerca), 15/10/2001
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”