SieteNotas

Eduardo Darnauchans en Espacio G

1/8/2003

victorias de un zurcidor

Como pidiendo permiso. Así aplaude el público en los recitales de Eduardo Darnauchans. Como disculpándose por la "osadía" de interrumpir el silencio que sigue al final de cada canción, de quebrar el clima, de romper la magia.

Es que las presentaciones en vivo del Darno más que conciertos, son eso: encuentros. O mejor dicho reencuentros: de él con su público y de su público con su poesía, con su ternura, con su hondura genuina.

Y para esas contiendas, el Espacio G es el escenario ideal: pequeñas dimensiones, penumbras y sobria ambientación, potencian ese clima de cercanía e intimidad.

En ese ámbito y con el Darno en frente uno no tiene opción: debe bajar la guardia y dejarse conmover. Es entonces cuando él, armado de su música comienza a disparar.

Sus dardos son poesías bellísimas, refinadas melodías e inspiradas emociones, y sus blancos somos los espectadores.

Su destreza es su manejo sobre las tablas: su capacidad para interactuar con el público haciéndole guiñadas y robándole sonrisas.

Su estrategia es su voz asmática y aterciopelada, y su táctica es su indiscutible talento como creador y como intérprete.

Y el resultado es siempre el mismo: Eduardo Darnauchans triunfa, pero lo que lo convierte en un legítimo vencedor, es su humildad, es su auténtica sencillez que mantiene a pesar de todo lo que es y de todo lo que representa.

En esa batalla, nosotros siempre resultamos perdedores, pero como nunca, disfrutamos la derrota.

Analía Camargo

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2019 ... Cuatro Pesos de Propina presentaba "La Llama" en Sala del Museo.

Más efemérides de 2019
"...con Alfredo (Zitarrosa) empezamos prácticamente el mismo año. Cuando lo conocí, estábamos en una peña en la calle Yí, entre Paysandú y Cerro Largo. Yo fui a afinar mi guitarra en una pieza de la casa y en un rincón había un tipo así (se para y se pone como si estuviera tocando) con una guitarra, afinándola también. Le digo: "Me podés dar un LA". "Sí, cómo no", me contesta. Y ahí empecé una amistad. Esto pasó en el año ´60".
Washington Carrasco, 18/8/2001
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”