SieteNotas

Pirexia, honestidad brutal

19/5/2003

Se puede. Ese es el lema. Se puede grabar discos, se puede girar por el mundo, se puede vivir de la música y hacerlo de manera independiente y honesta.
Eso aseguran los miembros de Pirexia: una banda de Las Piedras, con 8 años de vida, varios discos editados y muchos kilómetros recorridos. El "Eurpean Tour 2002": una gira de casi 50 conciertos, por 9 países, durante 3 meses; constituye una prueba fehaciente de esa particular manera de pensar, y de esa manera consecuente de hacer. De esa gira, de ese pensar y de ese hacer, hablamos con Mauro y Diego, 2 de los ahora 4, integrantes de Pirexia.

- No es nuevo para ustedes eso de recorrer otros países, otros mercados; pero hacer una gira por Europa me imagino que debe haber sido algo bien diferente ¿no?

Mauro: Sí, fue totalmente diferente a todos los viajes anteriores. Porque nunca habíamos ido más lejos que Bolivia, por ejemplo. Y si bien todas las experiencias son buenísimas porque en cada lugar que llegás a tocar, ya sea el interior de Uruguay, o Chile, o Bolivia, siempre conocés gente nueva, distinta y eso es lo que te abre la cabeza; lo del viaje a Europa era tipo como una gran ilusión y fue totalmente diferente...

Si bien hace 8 años que existe la banda y hemos podido tocar afuera y conocer un montón de cosas, que te vas a Buenos Aires y ya la ves distinta, porque es la verdad; imaginate ir a Europa que es todo diferente. Nosotros hicimos el circuito do it yourself o sea hazlo tú mismo. Nosotros no fuimos con productores, con nada. Cada concierto estaba organizado por un centro social, o por un sello independiente, o por una distribuidora, o por una banda, o por unos pibes que se copaban. Entonces fue todo hazlo tú mismo, como nosotros lo sentimos y como nosotros...

Diego: Venimos haciendo las cosas.

- Como es la filosofía de la banda.

Mauro: Nuestra filosofía es así, nosotros siempre hicimos las cosas así. Y como que es más importante de lo que por ahí pueda llegar a entender la gente, para nosotros el hazlo tú mismo. En el sentido de que nosotros perfectamente podemos ir a tocar a otro país como nos han podido proponer, de una manera más comercial; pero no es lo que nos interesa.

Diego: Además lo que tiene es que nosotros estuvimos casi como que viviendo 3 meses, entonces ves todo: no estás una semana, ves algo y te volvés.

- Y en 3 meses tocaron en 9 países ¿verdad?

Mauro: Sí, hicimos una gira que estuvimos 2 meses arriba de una camioneta sin parar, y después estuvimos 20 días. Salimos de acá y llegamos a Zaragoza donde estaba el que nos organizaba todo el tour. Los primeros días salimos a ciudades cercanas relativamente, porque las distancias igual son grandes. Eso fue durante los primeros 15 días hasta que arrancamos el tour. Salimos por Francia, después nos fuimos a Bélgica, de Bélgica nos fuimos a Holanda, y de Holanda nos fuimos a Alemania. En Alemania estuvimos como 10 días tocando, después nos fuimos a Austria, después hicimos Italia, y de Italia fuimos a Portugal y a Suiza. De Suiza nos fuimos de nuevo a Francia, y después bajamos todo el norte hasta Zaragoza de nuevo. Era tipo nuestra casa Zaragoza. Primero porque estaba Santi que fue el que nos organizó la gira. Y después porque fue el lugar donde más estuvimos y donde tenemos nuestra segunda casa: es un apartamento que tiene un amigo que hicimos allá, que tipo nos instalamos ahí. Cuando estábamos mucho en viaje y llegábamos a Zaragoza, era como llegar a Las Piedras hoy, o a Montevideo. Eso fue alucinante. Hicimos 9 países y casi 50 conciertos.

- Entonces pueden hablar con propiedad de lo que es la movida allá; en ese sentido ¿qué fue lo que más les sorprendió?, ¿cuáles fueron las principales diferencias que encontraron con respecto a nuestro país?

Mauro: Nosotros llegábamos y era un trato impresionante, un respeto. Nosotros nos sentimos realmente como valorados en lo que hacíamos. Llegábamos a tocar a Alemania por ejemplo, o a Austria, o a Holanda donde fuera, y nos estaba esperando la gente del lugar: nos tenían la comida pronta, nos mostraban donde íbamos a dormir, nos decían acá tienen todo lo que necesiten. Tocábamos, nos pagaban y un respeto de principio a fin. Con todo esto que te nombro, la diferencia que te quiero marcar, es en el sentido de que acá cobrás una entrada porque precisás yo qué sé: ganar 50 pesos, para pagar todos los gastos y pagarte el boleto, y te dicen "nos estás robando". Allá cualquier centro social, cualquier lugar súper anarquista, sabe que la banda tiene que cobrar porque tiene que seguir tocando. Nosotros por ejemplo si no fuera por eso, no podíamos seguir la gira, porque nosotros llegábamos a la ciudad y con los que nos pagaban llenábamos el tanque, pagábamos la camioneta, comíamos...

Diego: En realidad mucha gente se llena la boca hablando de autogestión, te critica y te tira palo porque cobraste una entrada un peso más cara, y no es por nada, no lo estoy diciendo porque lo hagamos nosotros, pero lo que hacen los tipos allá, eso es autogestión de verdad.

Mauro: O sea es una conciencia muy bien lograda, porque por ejemplo acá, no quiero generalizar, pero hay mucha gente que, cuando hablás de autogestión, lo toma como que tenés que estar totalmente limitado, y no es así. La autogestión es hacer las cosas por vos mismo, es manejarte vos, es ser independiente...

Diego: Pero también es hacer las cosas bien.

- Se asocia la autogestión con hacer las cosas a media máquina.

Mauro: Ahí está. Si bien a mí no me gusta la palabra "profesional", es la palabra que se me viene a la cabeza. Porque se puede ser una banda autogestionada, pero hacer las cosas de forma seria, bien, como tiene que ser ¿me entendés? Preocuparte por sonar bien, por tocar con buenos equipos, y que la gente disfrute.

Diego: Claro, yo vi a las bandas más anarco, más lo que vos quieras, pero con unos buenos equipos y vos vas pagás la entrada y disfrutás del show.

Mauro: Aparte allá no hay quien no te pague la entrada: nadie va a la puerta a decir "tengo 5 pesos menos". Es más, te dejan plata. En Suiza por ejemplo, tocamos gratis, se pasó la gorra y se juntaron como 400 euros.

- Es otro poder adquisitivo también...

Mauro: Es verdad, es otro poder adquisitivo. Pero por ejemplo, estábamos vendiendo discos (porque otra forma de financiarnos fue con la venta de discos que quedamos re contentos con eso) y por ejemplo vendíamos un disco a 12 francos, y venían con 15 y te decían: "quedate con la propina". "No, no" le decíamos nosotros y le regalábamos un pin, le regalábamos un sticker, yo qué sé. Y la gente: "no, no porque ustedes vienen de lejos".

- O sea: más allá del poder adquisitivo hay otra cabeza...

Mauro: Además, fuera del tema económico, con la gente de Sudamérica tienen como esa culpa también...

Como que "nosotros somos primer mundo y ustedes están hechos mierda por culpa nuestra". Entonces inconscientemente te tratan demasiado bien. Es así.

- A nivel musical, toda esta experiencia los debe haber movilizado un montón ¿verdad?

Mauro: Totalmente. A la mitad de la gira, para mí hubo un quiebre que fue Viena: a partir de Viena la banda creció como un 100 %. Personalmente yo noté como que era una contundencia... como que nos pusimos... ¿cómo te puedo decir?... más salvajes, en el sentido de mucha más potencia.

Diego: Yo creo que terminamos tocando cuatro veces más rápido, más fuerte y mejor, más sueltos, que acá. Lo que me di cuenta, es que tipo, la mejor receta para tocar, para que te salga bien, es tocar todos los días y elegir un set. Que fue lo que nos pasó a nosotros: teníamos una lista de temas y siempre hacíamos los mismos, entonces llega un momento que te acostumbrás tanto, que aunque parezca contradictorio, te divertís más.

Mauro: Nosotros teníamos 40 canciones para tocar. De las 40 canciones, los primeros, yo qué sé 20 conciertos, las rotábamos. Porque el repertorio que podemos hacer acá por ejemplo, es totalmente diferente a lo que terminamos tocando allá. Porque acá la gente es más pop, porque es más melódica. Dentro del hardcore, dentro del punk, las canciones más poperas de la banda suenan y a la gente por ahí le gustan más. Pero allá a la gente le gusta más fuerza, más polenta. Cuando vinimos acá, el primer concierto que hicimos la gente decía "pero están medios locos" porque tenía polenta de verdad. Entonces en Viena como que encontramos el set.

- Bien. Y a nivel personal y como grupo también los debe haber movilizado mucho todo el tema de estar conviviendo...

Mauro: Eso es impresionante, la convivencia. Desde que te agarrás del pescuezo, hasta que te amás. Desde que terminás no bancando el olor del otro, hasta que terminás extrañándolo un día si no lo tenés al lado. ¿Sabés lo que fue los primeros días que estábamos acá? (Risas).

Diego: Yo me acuerdo que hablábamos por teléfono y era una cosa...

Mauro: "Te extraño" (risas). Parecíamos una pareja de cinco, tipo "quiero tenerlo cerca", "¿dónde está?" (Risas).

Diego: Pero además por 3 meses viendo a una persona todos los días, generás una costumbre que se te hace necesaria después. Entonces te separás de eso y sentís que te hace falta. Yo por ejemplo cuando llegué a mi casa, tuve semanas que me quería volver. Después llegaba y empezaba a dar vueltas alrededor de mi cuarto. Me acostaba pensando que me iba a levantar, iba a agarrar la guitarra, me iba a subir a la camioneta y me iba a ir a tocar... De última eso lo bueno que tiene es que te das cuenta: "esto es realmente lo que quiero hacer", porque te hace falta.

- Recién hablaban de cuando volvieron, ¿cómo fue?, un bajón total ¿no?

Mauro: Mirá yo los últimos días estaba deseando venir. Después del último concierto: el 17 de diciembre (porque la gira fue del 28 de setiembre al 17 de diciembre) el 19 de diciembre que nos veníamos, quería llegar, quería ver mi familia, quería ver mis amigos, quería ver mi gente, quería estar acá, quería mostrar...

- Compartir todo lo que habías vivido.

Mauro: Claro. En realidad no me quería venir, ni en pedo. Porque fijate que por primera vez en mi vida, viví 3 meses de lo que a mí me gusta y haciendo las cosas bien, comiendo de eso y siendo honesto ¿me entendés? Llegué acá, los primeros días todo fiesta, todo bárbaro. Pero pasó fin de año y vino un bajón tremendo. El verano fue así tipo patético, en el sentido de que volvés a lo mismo, inclusive te das cuenta de que acá nadie te valora nada. Porque la posta es así: nosotros hicimos 3 meses Europa, nosotros mandamos comunicados, mails, lo que sea, y se enteró el que quiso y no nos dio nadie pelota... Está todo bien, se fueron más bandas de gira, están por ahí... Yo qué sé, se fue La Vela Puerca, está todo bien... Ojo, no quiero hablar nada en contra de La Vela Puerca, está todo notable, pero La Vela Puerca no es Pirexia, son diferentes cabezas... Yo entiendo que le puedan dar una manija bárbara pero...

Diego: El tema no es que te valoren los medios, es que te valore la gente que te va a ver.

Mauro: El tema es que la gente se de cuenta de que vos estás haciendo un esfuerzo y que vos estás queriendo que haya realmente un cambio para toda la movida.

- Claro, porque ustedes están generando un precedente también.

Mauro: ¿Sabés cuál es el precedente más grande que nosotros generamos? Que se puede ¿entendés? Que nosotros hacemos las cosas independientes, que nos editamos los discos, o que los editan sellos independientes, que los conciertos los organizamos nosotros mismos o con amigos, y que así fuimos a Europa, y que el año que viene podemos hacer una gira por Estados Unidos, por México, o por donde nos propongamos.

Diego: O sea, nadie tiene que entender que es así porque somos nosotros ¿entendés? Cualquiera puede. La gente acá, yo no es por decir nada malo, pero se traga mucho capaz lo que viene de MTV, toda la cuestión del sistema de estrellas del rock; y no se da cuenta de que vos por ahí podés llegar a viajar a otro continente por medio del hazlo tú mismo, y no porque sos de Uruguay, o porque sos sudamericano, o porque tenés una situación económica mala, no lo podés hacer.

Mauro: O sea lo que tiene que quedar en claro, es que nosotros le dedicamos muchas horas de nuestra vida a todo esto, y hemos dedicado mucho tiempo a todo esto y si bien nosotros logramos tocar en Europa, y logramos tocar en donde tocamos; todo es porque entramos en una red que a nosotros nos interesa que siga viva en el mundo que es el hazlo tú mismo, el do it yourself.

- La última: hay un tema que es inevitable que es la nueva formación de la banda. Después de 8 años, dejan el formato quinteto y pasan a ser cuarteto, ¿qué pasó?

Mauro: Los primeros días de marzo Joaquín decidió dejar el grupo. Fue repentino, o sea ni nosotros lo esperábamos, ni nadie. Él planteó que para él ya había cumplido sus objetivos personales, que quería dedicar el tiempo a hacer otras cosas y decidió que dejaba al grupo... En sí no nos quedó muy claro todo, pero bueno fue difícil, porque fijate que primero es el cantante, y segundo había una amistad importante. Estuvimos un mes onda que se terminó el grupo, pero gracias a que mucha gente nos escribió y mucha gente se enteró y nos dijo que teníamos que seguir; un día de todo ese mes que no sabíamos que hacer, nos plantemos a nosotros mismos que justo dentro de nuestros objetivos nadie es líder, nadie es imprescindible...

Diego: Pero eso no es malo tampoco, no tiene por qué ser negativo.

- Se entiende en el marco de su filosofía.

Mauro: Claro, entonces como nadie es imprescindible, podemos intentarlo y nos planteamos probar entre nosotros mismos. Y justamente Rodrigo: uno de los guitarristas probó, nos gustó, le dimos fuerza, que creciera y estuviera seguro, y estamos así... Yo creo que hay etapas en los grupos: cuando entró Diego fue tipo un cambio grosso. Ahora hay otro. Mañana por ahí puedo dejar yo de tocar en el grupo y Pirexia no se muere, la esencia puede seguir si todos sienten seguir. Fijate que Joaquín mismo, el chico que cantaba, me decía un día "pah Mauro qué increíble, pensar que yo estoy conociendo Paysandú por primera vez gracias al grupo". Yo también hice millones de amigos, recorrí un montón de lugares, y con 24 años ¿qué te puedo decir? Como que no tengo como palabras para expresar todo lo que me llena esto.

Diego: Y además de la gente y los lugares que conocés, está la satisfacción de saber que lo hiciste vos y que lo hiciste de una manera que... Yo no quiero caer en decir esto es verdad y esto no es verdad, pero nosotros sentimos que es como la manera de verdad honesta de hacer las cosas. Teniendo 4 mil millones de trabas atrás, porque tampoco vamos a decir que todo es fácil dentro de la autogestión, del hazlo tú mismo; pero es una satisfacción 40 veces más grande también. Porque es la única manera en la que, para no entrar en ideologías, respetás realmente la música.

Analía Camargo

Comentarios
Para agregar un comentario es necesario hacer login.
O si lo preferís, con FB
Un día como hoy, pero de 2007 ... Malena Muyala presentaba, por segundo día consecutivo y en Sala Zitarrosa, "Viajera"

Más efemérides de 2007
"...aquello de la pureza es algo que lo tomo con pinzas, porque de ahí a otros conceptos como el de pureza racial y esas cosas hay un paso ¿verdad? Yo creo en la diversidad y el respeto dentro de la diversidad".
Jorge Schellemberg, 3/1/2002
¿Querés ganar entradas, discos, libros y recibir información de primera mano?
Si es así, te estamos esperando.

Además, te llevás de regalo el ebook “Cruce de caminos. Conversaciones con Músicos Uruguayos”